domingo, 26 de junio de 2011

Una comida muy especial


AGUSTÍN MONTALVO

Solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo – Ciclo A

“El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna” (Jn 6, 51-59)

Tras las, como mínimo, sorprendentes afirmaciones de Jesús acerca del Pan de Vida no es extraña la reacción escandalizada ni la escapada de los judíos. Si muchos de nosotros nos pusiéramos a pensar en serio las palabras del evangelio de hoy tal vez tendríamos una reacción similar. Pero ya no nos impresionan, acaso por inconsciencia o por rutina, o quizá porque ya profundamente asumidas forman parte de nuestra espiritualidad, y por experiencia hemos podido decir como Pedro: «Señor, ¿a quién vamos a ir si sólo tú tienes palabras de vida eterna?» ¡Ojalá! Pero no deja de sorprender que santos y teólogos de la talla de Tomás de Aquino ante el misterio que hoy celebramos hayan sentido la necesidad de manifestar su asombro y su gratitud con himnos y oraciones como los que desde hace siglos el pueblo cristiano ha cantado y rezado, y sigue haciéndolo tal vez sin darse cuenta de lo que dice.

Extraña comida el cuerpo y la sangre del Señor. Sí, extraña, pero saludable y necesaria comida, porque sin ella «no tendréis vida en vosotros», dice el mismo Jesús. Como los hebreos en el desierto pudieron sobrevivir en su andadura hacia la Tierra Prometida con el misterioso maná como alimento, nosotros necesitamos este Pan de Vida, del que aquel maná fue un claro aunque débil signo, para poder hacer con fortaleza la peregrinación que es esta vida.

Es asimismo el pan de la unidad. El cuerpo eucarístico es el mismo cuerpo nacido de María. Comer ese cuerpo es comulgar con el que nació en Belén y murió en Jerusalén. Es comulgar con su persona, con su vida, con su mensaje, con sus promesas. De otra forma puede convertirse en un rito vacío. Y es intentar vivir como tarea la unidad que en él se nos ofrece como don. «El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque comemos todos el mismo pan», escucharemos hoy también a san Pablo. Ya san Ignacio de Antioquía a comienzos del siglo II identifica el cuerpo físico de Jesús, el dado a luz por María, con el cuerpo sacramental presente misteriosamente en el pan y en el vino, y con su cuerpo que es la Iglesia, el cuerpo místico que se dirá más tarde.

Pero comer este pan es entrar también en comunión con todos los hombres, con los que el Hijo de Dios se solidarizó al encarnarse. De un modo especial con los necesitados, con los sufrientes, con los marginados. No es por casualidad por lo que hoy celebramos el «Día Nacional de Caridad».

La Opinión-El Correo de Zamora, 26/06/11.

Suicidio asistido


ÁNGEL CARRETERO MARTÍN

Eso es exactamente lo que en los últimos días se nos vuelve a intentar vender como una «práctica médica común»; basta que lo pida el paciente o sus familiares. Pero dejémonos de eufemismos políticamente correctos y llamemos a las cosas por su nombre. Que no nos tomen por tontos al querer meternos gato por liebre. El grado de civilización de una sociedad no puede depender de los debates y juegos televisivos entre favorables y contrarios a la eutanasia, sino de la forma de afrontar la enfermedad y de acompañar a las personas terminales. No lo olvidemos: el don de la vida humana es algo tan serio, sagrado e inviolable que no admite ponerse a disposición de nadie.

No es precisamente la apuesta por una cultura de la vida lo que está detrás de la cadena BBC al sumarse a las filas del radicalismo ideológico en la cruzada a favor de la eutanasia. El cebo utilizado en esta última campaña ha sido la retransmisión televisiva del suicidio del millonario británico Peter Smedley. Algunos medios españoles, pretendidamente progresistas, han querido aprovechar para descongelar la propuesta legislativa de ZP a este respecto. Pero me temo que para este asunto no pillan ahora a nuestro Gobierno en uno de sus mejores momentos tal y como están las cosas en el país. Sin embargo sepan que no todo el mundo ha picado en ese cebo tan «moderno», «avanzado» y «solidario» como es causar la muerte a alguien. De hecho las asociaciones inglesas de discapacitados han dicho que esta emisión no es más que un espectáculo publicitario a favor del suicidio y no de la defensa de la dignidad de la persona tal y como sería deseable.

Recuerden algunos momentos propagandísticos que también nosotros hemos sufrido en los últimos años. Para empezar el tetrapléjico gallego Ramón Sampedro y su hermana Ramona Maneiro que en TV confesó su implicación en la muerte de Sampedro; poco faltó para ser canonizada por su servicio martirial en la causa del derecho a morir dignamente. Al menos sí reconoció no ser «ni una samaritana ni una madre Teresa». En esto sí que tengo que dar la razón a Ramona porque ni la samaritana del evangelio ni Teresa de Calcuta iban por ahí proporcionando cianuro a los necesitados. Después otros como el pentapléjico vallisoletano Jorge León Escudero o la navarra Inmaculada Echevarría. Pero que no me hagan creer que estas personas van solas a la tumba. El deseo de morir (que no es normal) está acompañado y alentado por otras personas cercanas y asociaciones proeutanásicas que enarbolan una bandera de falsa libertad, sin importarles el daño inmenso que están causando al considerar a este tipo de personas como seres humanos de segunda categoría. Decididamente «ayudar a morir» y «dar la muerte» no son la misma cosa.

La Opinión-El Correo de Zamora, 26/06/11.

viernes, 24 de junio de 2011

Cáritas atendió en Zamora a más de 20.000 personas el año pasado


Zamora, 24/06/11. Cáritas Diocesana de Zamora ayudó en el año 2010 a 20.786 personas, casi 4.000 más que en el año anterior. Lo que supuso una inversión de cerca de 8,5 millones de euros. Así se desprende de la Memoria presentada en la mañana de ayer por el delegado episcopal de Cáritas, Antonio Jesús Martín, y su directora, Mercedes Morán.

El incremento más significativo en el número de personas atendidas ha sido en el programa de acogida y atención primaria. “Este trabajo se hace en la parroquia, es el lugar más cercano al necesitado”, señaló Morán. En 2010, a través del Programa de Acogida, se atendió a 11.995 personas, 709 más que en el año anterior.

Los responsables de Cáritas Diocesana agradecieron el trabajo de los 830 voluntarios y trabajadores de la organización “que prestan su tiempo, escuchan... y eso es impagable para las personas que vienen a nosotros para pedir ayuda”.

Así las cosas, el perfil de la persona que demanda ayuda en Cáritas ha cambiado: “yo he visto cómo no tenía para pagar los gastos corrientes un hombre que no hace mucho cobraba 2.000 euros mensuales, algo que antes no ocurría”. También aclaró que los necesitados ahora solicitan “pagar un recibo de luz, una parte de alquiler o unos pañales”.

“La familia está siendo el soporte vital para que la crisis no esté afectando más duramente a la sociedad zamorana”, recalcó Martín. Sin embargo, aseguró que la crisis “golpea de igual forma a los pueblos que a las ciudades”, y tal es así que la suma de las familias atendidas en los pueblos y la de los tres grandes núcleos urbanos (Zamora, Toro y Benavente) son muy similares.

Sin embargo, Antonio Jesús Martín insistió en que la crisis “no ha tocado fondo” aún, porque en lo que va de 2011 las cifras siguen aumentando. “700 familias perdieron en 2010 su hogar, eso son unas 3.000 personas”, subrayó el delegado episcopal de Cáritas Diocesana de Zamora.

El delegado episcopal y la directora de Cáritas recordaron que el próximo domingo, 26 de junio, se celebra el Corpus Christi y el Día de Caridad, y con este motivo se realizará una colecta en todas las parroquias de la diócesis. La recaudación se destinará a Cáritas Diocesana. “Las cosas importantes se hacen con corazón” es el lema bajo el que se ampara esta jornada.

miércoles, 22 de junio de 2011

El obispo de Zamora llama a implicarse en el voluntariado de Cáritas


En su carta pastoral para el Corpus Christi y el Día de Caridad de 2011, que se celebra el domingo 26 de junio, Gregorio Martínez Sacristán reflexiona sobre la vinculación entre el sacramento de la eucaristía y el compromiso caritativo de los creyentes, y hace una llamada directa a la implantación de Cáritas en el medio rural y al voluntariado.

Zamora, 22/06/11. El obispo diocesano de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, acaba de hacer pública su última carta pastoral, con motivo de la solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo (Corpus Christi), que es también el Día de Caridad. Titulada “Las cosas importantes se hacen con corazón”, ya ha llegado a todas las parroquias, comunidades religiosas y asociaciones de fieles de la Diócesis.

El fin de su carta es reiterar a los creyentes “que la eucaristía sea nuestra fuente y la caridad constituya nuestro ejercicio continuado”. Empleando la imagen del corazón, que centra la campaña de Cáritas para este Día de Caridad, señala que “la eucaristía está enraizada en el Corazón de Cristo, ya que fue por su amor divino a favor de los hombres cómo Jesús instituyó este sacramento para con él comunicar y prolongar su presencia y su obra salvadora”.

Por eso, explica el prelado, “esta fiesta del Corpus Christi nos rememora el amor eterno del Corazón de Cristo que se ha hecho alimento de vida para el caminar de todos los creyentes y que se hace compañía permanente para alentar y confortar a cuantos quieren seguirlo”. Los católicos, por lo tanto, han de celebrar la eucaristía no de cualquier manera, sino “con profunda gratitud”.

En la solemnidad del Corpus, afirma Martínez Sacristán, se procesiona el sacramento de la eucaristía con alegría, y la celebración litúrgica tiene una inevitable consecuencia social, ya que “la caridad constituye el corazón de toda la vida cristiana”. De hecho, finaliza ahora el curso 2010/11, en el que toda la Diócesis de Zamora ha centrado su objetivo pastoral en la caridad en la vida y la misión de la Iglesia.

“Sólo si los cristianos nos dejamos impregnar del amor de Cristo, podremos aportar un corazón vivo a este mundo nuestro, en el cual tantas veces se experimenta la ausencia y la manipulación de verdadero amor en las experiencias de muchas personas”, continúa diciendo el obispo de Zamora. De ahí que los creyentes tengan que abrir su amor “hacia los otros hombres y mujeres que tienen el corazón destrozado por vivir bajo situaciones de debilidad, marginación y precariedad”.

Recordando que “el ejercicio de la caridad corresponde a toda la Iglesia”, Gregorio Martínez Sacristán reconoce que los católicos “somos impulsados a generar unas actuaciones y relaciones caracterizadas por la fraternidad, reconociendo en el otro a un hermano que es merecedor de nuestro compromiso en bien del desarrollo integral de su dignidad”. Un ejemplo de esta responsabilidad eclesial es el trabajo que desempeña Cáritas: “viviendo en el corazón de nuestra Iglesia, Cáritas Diocesana ejercita abundante y ejemplarmente este compromiso fraterno a través de los múltiples programas que desarrolla, y sobre todo, gracias a la generosidad de los corazones de muchos cristianos que se identifican y se implican en ella, tanto los profesionales como los voluntarios”.

El obispo aprovecha hacer un llamamiento no sólo a la colaboración económica, sino a una mayor implicación personal, al subrayar que “Cáritas ha de contar con el compromiso de numerosos creyentes que, impulsados por su vivo corazón, se adhieren y se entregan generosamente para que Cáritas extienda más su presencia y su acción en las unidades de acción pastoral del espacio rural diocesano”.

Abundando en el tema del voluntariado, el obispo de Zamora considera que “este Día de Caridad ha de ser un incentivo para proponernos personalmente nuestra participación en este voluntariado que debe ser más floreciente en nuestras parroquias. Como también debe ser una posibilidad que se ofrece expresamente a los jóvenes cristianos, como ámbito donde encauzar su compromiso de creyentes desde la Iglesia para servir a la sociedad”.

martes, 21 de junio de 2011

Actos con motivo del Corpus Christi en Zamora


El próximo viernes 24 de junio comenzarán los actos litúrgicos con motivo de la solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, que tendrá lugar el domingo 26.

Zamora, 21/06/11. El próximo domingo 26 de junio es la solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, el “Corpus Christi”, y el Cabildo Catedral de Zamora ha publicado el programa de actos litúrgicos que tendrán lugar tanto ese día como las jornadas previas.

Las actividades programadas comenzarán el viernes 24, con un acto eucarístico de preparación en el que participarán los niños que han hecho este año su Primera Comunión, y que tendrán un lugar especial en la procesión del domingo. Dicho acto tendrá lugar a las 18 horas del viernes en la Catedral. A continuación, a las 20,30 horas, la iglesia de Santiago del Burgo, dedicada desde el año pasado al culto al Santísimo Sacramento, acogerá un encuentro de adoración y un concierto eucarístico a cargo del Coro Sacro “Jerónimo Aguado”.

La víspera del día del Corpus, el sábado 25, comenzará con la procesión con la Virgen de la Concha, que saldrá a las 19 horas de la iglesia parroquial de San Vicente, hasta el primer templo diocesano. Allí, en la Catedral, a las 20 horas se iniciará el solemne canto de las primeras Vísperas, que terminará con la bendición eucarística.

Como ya es tradicional, la solemne Misa Pontifical, presidida por el obispo Gregorio Martínez Sacristán, será el acto central del domingo 26, a las 10 horas en la Catedral. Acto seguido, está previsto que a las 11 horas salga la procesión eucarística que recorrerá las calles del casco antiguo hasta llegar a la Plaza Mayor, donde se hará una estación y el obispo impartirá la bendición con el Santísimo Sacramento, para terminar con la reserva en la iglesia parroquial de San Juan de Puertanueva.

Por la tarde, a las 17 horas tendrá lugar el rezo de la Hora Santa en la Catedral, con la especial participación de la Adoración Nocturna, y los actos se cerrarán con el rezo de las segundas Vísperas del Corpus Christi a las 18 horas, que terminarán con la procesión claustral.

Día de Caridad

Coincidiendo con esta fiesta del Corpus Christi, la Iglesia celebra el Día de Caridad. El resultado de las colectas celebradas en todas las parroquias e iglesias de la Diócesis está destinado a financiar los proyectos que Cáritas Diocesana desarrolla en Zamora, en la atención a los más necesitados.

Una fiesta con profundas raíces

La fiesta del Corpus Christi es una fiesta con profunda raigambre entre el pueblo cristiano cuyo origen se remonta al fervor eucarístico del siglo XIII. En Zamora hay constancia documental de su celebración desde la segunda mitad del siglo XIV tal como se consigna en el llamado Breviario de Zamora escrito hacia 1389. Pero es en la segunda mitad del siglo XV y, sobre todo, a partir del siglo XVI cuando la solemnidad cobra un importante realce.

Precisamente en 1515 se realizó la custodia procesional que sigue sacándose hoy para portar el Santísimo durante la procesión, aunque con algunos añadidos realizados en 1598 y en 1800. Por ser la procesión más importante del año y por su honda tradición histórica, el obispo ha invitado a todos los fieles de Zamora a participar en ella.

Custodia procesional

De la Catedral saldrá en procesión la custodia procesional que se guarda durante el resto del año en el Museo Catedralicio. Dicha custodia tiene forma de templete turriforme, mide poco más de dos metros de altura y está realizada en plata y plata sobredorada. Los autores que trabajaron en ella fueron Diego de Burgos (1515), Antonio Rodríguez de Carvajal (1590 y 1598) y Narciso Sánchez (1800). La custodia procesional desfilará sobre el carro triunfante ejecutado por Pedro del Valle en 1778.

domingo, 19 de junio de 2011

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo


NARCISO-JESÚS LORENZO

Solemnidad de la Santísima Trinidad – Ciclo A

“Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único” (Jn 3, 16-18)

¿Será que somos poco conscientes de la fe que profesamos? Seguro que en más de una ocasión hemos podido escuchar de alguien para justificar su fe: «Mira, algo tiene que haber». Como si la fe fuera una percepción imprecisa de lo divino, en el caso de que exista. Respuesta que encaja perfectamente bien con una cultura postmoderna que ha consagrado como única verdad el conocido dicho: «nada es verdad ni mentira». Sin embargo nuestra fe en Dios, a pesar de tantísimos intentos por deslegitimarla, desde aquellos filósofos romanos, hasta nuestros días por parte, entre otros, del llamado «pensamiento débil», sigue resistiendo y presentándose con nueva vitalidad a la inteligencia y al corazón de los hombres que buscan la verdad. Y todo porque tiene como garantía la persona misma de Jesucristo, anunciado por la Iglesia en su grandeza, en su pobreza, en su excelencia y en su miseria. La fe en Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.

El consuelo que nos produce saber que la verdad, a pesar de las vicisitudes, ha llegado hasta nosotros, de que desde hace dos mil años la vida de los fieles, desde lo más sencillo hasta lo más transcendente, se hace invocando a la Trinidad, hemos de reconocer que en muchos cristianos estos vínculos trinitarios son poco conscientes y/o poco intensos. Además, estamos rodeados de imágenes deformadas del misterio de Dios. Ni Dios es la caricatura de los anuncios de café de George Clooney. Ni Jesús ese «pobre hombre» sobre el que cualquier escritor con habilidad periodística publica un libro en que, por fin, desvela sus misterios ocultados durante siglos por el Vaticano. Ni el Espíritu Santo es una variedad más de paloma.

La verdad sobre Dios, igual que la verdad sobre lo auténticamente humano, nos la ofrece Jesús. La Palabra de Dios nos la revela. La enseñanza de la Iglesia profundiza en ella y en la liturgia entramos en su comunión. Y por una vida evangélicamente vivida la gente puede experimentar, al menos, un rayo de verdad y una mirada de amor. Todo en la fe cristiana está arraigado en la fe trinitaria. Cada celebración litúrgica se hace en nombre de la Trinidad: del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, cada fiesta, cada templo, cada acontecimiento salvífico, cada momento en la vida revelan una especial vinculación con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Por ello, aún aunque nos pudiera parecer algo abstracta en su redacción, esta oración de la Misa expresa bien lo que necesitamos: «Dios, Padre todopoderoso, que has enviado al mundo tu Palabra de verdad y el Espíritu de la santificación para revelar a los hombres tu admirable misterio, concédenos profesar la fe verdadera».

La Opinión-El Correo de Zamora, 19/06/11.

Un camino de luz


JOSÉ ÁLVAREZ ESTEBAN

Ni con todo el diccionario podemos definir lo que entre las paredes de un monasterio se palpa, porque, ¿cómo describir la presencia de Dios?». Me agarro a esta frase del abad del monasterio cisterciense de Dueñas en un bellísimo artículo titulado «La joya de la corona» en el Semanario «Alfa y Omega» del pasado jueves. Y es que en este domingo de la Santísima Trinidad se celebra la Jornada «pro orantibus», «por los que oran», hombres y mujeres que quieren seguir más de cerca a ese Jesús que se «tiraba al monte» para comunicarse con su Padre e interceder por los suyos. Más allá de eslóganes y frases bonitas, esta jornada tiene el cometido de dar gracias a Dios por la presencia luminosa del aún considerable número de monasterios que pueblan nuestra Diócesis y la geografía nacional, unos con vitalidad suficiente como para centrar la atención y atraer, otros languideciendo por falta de renovación. La edad y el tiempo son elementos inexorables que actúan al interior, la ausencia de postulantes hace el resto.

El Semanario «Alfa y Omega» dedicado a glosar esta jornada, dice que la Vida Contemplativa «hace atractiva a la Iglesia». Esto me recuerda a Juan Pablo II en su visita al monasterio de Lisieux en Francia. «El día que faltase la Vida Religiosa, decía, el mundo y la Iglesia habrían entrado en un período glacial». Él hablaba de la santidad, pero su afirmación es perfectamente trasladable al tema que nos ocupa. A la modernidad le gusta afirmar que los Monasterios son el reducto de fracasos vitales, no se atreve a pensar que, tras las celosías, puedan vivir (vivir, sí) hombres y mujeres desembarazadas de esa tupida trama de la vida en la que tantos otros nos debatimos. Ellos han conseguido la impagable sabiduría de que, quien quiere de verdad, quiere en silencio. Ellos, monjes y monjas, no se aíslan del mundo, ni se entierran vivos, ni han inutilizado sus vidas. Ellos, con su «lectio divina», alimentan la caldera que permite mantener la temperatura y el pulso, las constantes vitales de este nuestro mundo.

La Iglesia muestra su gratitud a estos sus hijos, los Contemplativos, que profesan una adhesión inquebrantable a Cristo, que viven gozosamente su fe y son testigos del amor de Dios a la familia humana. Los tornos de los monasterios giran en redondo en un hábil ejercicio del dar y recibir. Las puertas se abren desde dentro. ¡Pasen y vean!, ¿a qué más explicaciones?

La Opinión-El Correo de Zamora, 19/06/11.

domingo, 12 de junio de 2011

«Pentekosté»


JESÚS GÓMEZ

Domingo de Pentecostés – Ciclo A

“Recibid el Espíritu Santo” (Jn 20, 19-23)

Los judíos celebran en la Pascua la salida de Egipto, la liberación de la esclavitud. La «fiesta de la siega» o «fiesta de las semanas» la celebran al día siguiente de cumplirse las siete semanas de la Pascua, o sea, al día quincuagésimo. Y «quincuagésimo», en griego «Pentekosté», es el nuevo nombre que le dieron a la fiesta los judíos de lengua griega. Ahora bien, todas las fiestas judías poseían una envoltura religiosa y la fiesta de la siega fue arropada con la conmemoración de la ley dada por Dios en el Sinaí. Según el cuarto evangelio Jesús, al momento de morir, entrega el Espíritu a los creyentes; en cambio, san Lucas traslada la donación del Espíritu al día de Pentecostés. Todo tiene su gracia. Al pasar de este mundo al Padre, termina Jesús su misión terrenal y en ese mismo momento comienza la misión del Espíritu Santo. Si el día de Pentecostés conmemora la ley del Sinaí, en virtud de la cual existe el pueblo judío, en ese mismo día sitúa el libro de los Hechos la venida del Espíritu Santo, que suplanta a la ley y da vida al pueblo cristiano.

En uno y otro caso la venida del Espíritu está íntimamente vinculada a la Iglesia. Al decir en el Credo: «Creo en el Espíritu Santo», acentuamos la individual personalidad del Espíritu, distinto del Padre y del Hijo; en cambio, su forma antiquísima decía «Creo en Espíritu Santo» (sin artículo) acentuando que el Espíritu es una donación de Cristo y, por lo tanto, parte de su obra salvadora.

Ahora bien, el Espíritu es como el viento: sopla donde quiere, oyes su voz, pero no sabes ni de dónde viene ni a dónde va; su presencia se percibe únicamente a través de sus manifestaciones. Su primera manifestación es la Iglesia, la comunidad de creyentes. La irrupción del Espíritu Santo sobre los apóstoles, el discurso de Pedro a la multitud y el bautizo de unas tres mil personas no son tres hechos separables. Son partes de un único relato, de un único acontecimiento germinal que crece y se desarrolla: la Iglesia en la que estamos integrados. Con la venida del Espíritu nace la Iglesia y, porque en ella y en cada uno de sus miembros habita el mismo Espíritu de Cristo, con toda razón somos «Cuerpo de Cristo». Manifestación del Espíritu es la santidad de sus miembros pese a estar integrados en una Iglesia que es pecadora; su diversidad que implica diversidad de cometidos, personales e insustituibles; los diversos dones jerárquicos y carismáticos. Manifestación del Espíritu son los sacramentos, que son puro vacío sin la intervención del Espíritu. Manifestación suprema y última: Jesús nos dona el Espíritu de filiación adoptiva que nos hace hijos de Dios hasta el punto de llamarlo con todo derecho ¡Padre! Y siendo hijos, somos también herederos de Dios, coherederos con Cristo de su glorificación.

La Opinión-El Correo de Zamora, 12/06/11.

La educación


M.ª BELÉN SÁNCHEZ DE ANTA

La palabra educación tiene distintas acepciones. Decimos que una persona es educada cuando tiene muchos conocimientos, o alguien que guarda muy bien las formas, es respetuoso, cortés y tiene buenos modales; también es educado quien tiene la madurez suficiente para ser independiente y responsable de sus actos, sabe estar, hacer, en definitiva, extraer de nuestro interior lo que llevamos y nos hace desarrollarnos como personas plenamente capaces para enfrentarnos a la vida y realizarnos en la naturaleza, en la sociedad y en la cultura ya que el hombre es único, individual y diferente pero hecho para vivir en sociedad, es decir, un animal social.

Para llevar a cabo nuestra realización plena, no solo nos necesitamos a nosotros mismos, sino que también necesitamos ayuda del exterior. La educación es necesaria para la vida de los pueblos, para la convivencia, estableciéndose unas normas de comportamiento y valores que hay que seguir. Estas las estamos aprendiendo desde que nacemos, por lo que desde nuestra más tierna infancia nos estamos y nos están educando yendo poco a poco forjando nuestra personalidad y desarrollándonos íntegramente y plenamente como personas.

Pero la educación también significa la formación moral de la persona, el aprendizaje del bien, de la bondad y del amor a nuestros semejantes, ya que con ellos compartimos nuestra existencia. Estamos hablando de valores o virtudes que todos deberíamos ostentar, que nos capacitan para obrar bien en nuestras relaciones. Necesitamos tener tacto, cuidar las formas y el lenguaje, hacer que el otro se sienta bien, potenciando su autoestima y haciéndole sentirse respetado y que su opinión cuenta para nosotros. Con ello potenciamos otros conceptos como el bien, sinceridad, lealtad, fidelidad, generosidad, amistad, elegancia, confianza, autenticidad, justicia, disponibilidad, buena voluntad para hacer las cosas, es decir, un racimo de virtudes que son necesarias para tener educación y que nos proporcionará éxito en nuestra vida.

Vivimos en sociedad y para una convivencia pacífica es necesario conocer y aplicar las normas de comportamiento asumidas por todos como buenas y válidas que faciliten la consideración y el respeto mutuo. Amando de Miguel en su libro sobre la urbanidad dice que «la base de la buena educación es moral: no hagas al otro lo que no quieras que te hagan a ti». Teilhard de Chardin también decía que la educación moral de la persona es el amor, ese amor que significa «colocar la propia felicidad en la felicidad de los otros». Si entregas a los demás lo mejor que tenemos en nosotros, con creces volverá a nosotros; se produce lo que llamamos «efecto boomerang».

La Opinión-El Correo de Zamora, 12/06/11.

sábado, 11 de junio de 2011

Muelas del Pan acoge la celebración diocesana del Día del Mundo Rural


El próximo viernes 17 de junio se celebra en la Diócesis de Zamora el Día del Mundo Rural, organizado por el Movimiento de Jóvenes Rurales Cristianos, con el lema “Los mayores: un gran valor en los pueblos”. Tendrá lugar en Muelas del Pan, haciendo el camino entre la iglesia parroquial y la ermita del Cristo de San Esteban a partir de las 20 horas.

Zamora, 11/06/11. Un año más, desde el Movimiento de Jóvenes Rurales Cristianos de Acción Católica (MJRC), presente en la Diócesis de Zamora, se ha convocado una fecha importante en el calendario de esta realidad eclesial: el Día del Mundo Rural. Aunque a nivel nacional se celebra el 15 de mayo, festividad de San Isidro Labrador, en Zamora este año se ha trasladado su realización al próximo 17 de junio, porque en la primera fecha tienen lugar las fiestas de muchos pueblos de la Diócesis.

En esta ocasión, la celebración del Día del Mundo Rural será en la localidad de Muelas del Pan. El próximo sábado 17 de junio está previsto que se congreguen los participantes, venidos de diversos pueblos de la Diócesis, en la iglesia parroquial de la localidad a las 20 horas, para hacer juntos el camino hasta la ermita del Cristo de San Esteban, haciendo distintas paradas o estaciones para la oración, la reflexión, la contemplación y el canto popular. Al final del camino, la merienda y el baile, con el sonido tradicional de la dulzaina y el tamboril, servirán para continuar la convivencia.

Según explican los organizadores en su carta de convocatoria, “esta invitación, dirigida especialmente a todas las personas que son y/o viven en los pueblos de la Diócesis, queremos hacerla extensiva a todas las personas que piensan que los pueblos no son sólo unos lugares ‘exóticos’ donde pasar un fin de semana, sino lugares que pueden aportar vida, sabiduría y muchas cosas más a nuestro mundo”.

Este año, continúan diciendo, “queremos rendirle un homenaje especial a nuestros mayores”, en la línea del lema del Día del Mundo Rural de 2011: “Los mayores: un gran valor en los pueblos”. Por eso, como explica uno de los organizadores, el sacerdote Teófilo Nieto, párroco del arciprestazgo de Aliste-Alba, “lo que pretendemos, junto a la reivindicación de este ‘valor en los pueblos’ (y de los pueblos), es disfrutar de una tarde festiva”.

José Alberto Sutil: “la JMJ tiene que ser un kairós, un tiempo que pasa y deja huella, y que dará sentido a nuestra vida”


El vicario parroquial de Cristo Rey, José Alberto Sutil, explicó el pasado jueves 9 de junio que la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Madrid 2011 ha de servir para evangelizar desde todos los grupos o asociaciones cercanos a la Iglesia. “La iglesia es la habitación de las mil puertas, eso quiere decir que hay mil habitaciones, pues la JMJ ha de servir para derribar esos muros”, señaló Sutil.

El sacerdote inició su ponencia (con motivo del Día del Apostolado Seglar y la Acción Católica, que se celebra este domingo de Pentecostés) con un recordatorio de los orígenes de la JMJ en 1986 en Buenos Aires, gracias a una iniciativa del Santo Padre Juan Pablo II. La segunda edición, en 1989, tuvo lugar en Santiago de Compostela, donde adquirió carácter peregrino. Desde entonces se han celebrado JMJ de manera bienal en todos los continentes; Juan Pablo II visitó Polonia, Canadá o Filipinas, donde tuvo lugar el encuentro más multitudinario con cinco millones de jóvenes.

Benedicto XVI recogió el testigo en Alemania, su país de origen. Posteriormente la JMJ se trasladó a Sidney y allí “descubrimos que en 2011 Madrid acogería a millones de jóvenes”, según afirmó el joven sacerdote zamorano.

“Somos el único país del mundo que la tendremos dos veces y Rouco Varela el único que podrá celebrarla dos veces como arzobispo: lo fue en Santiago de Compostela y ahora lo es de Madrid”, apostilló José Alberto Sutil.

“Madrid será en agosto la cumbre de la cristiandad”, un acontecimiento que ha de ser aprovechado por todos los creyentes para evangelizar y caminar en comunión. “Claro que si tengo 80 años no puedo ir a la JMJ, pero a lo mejor puedo abrir las puertas de mi casa a un peregrino, a lo mejor puedo realizar algún servicio en la parroquia…”.

En definitiva, Sutil subrayó que todos pueden participar de alguna forma en el desarrollo de la JMJ porque “significa evangelización, comunión y peregrinación”.

La JMJ es un momento en el que hay que desarrollar cuatro actitudes (y aquí citó a San Ignacio de Loyola): la primera es la actitud de alabanza. La segunda: “¡Seamos serios!”, ha de servir de observatorio y laboratorio de pastoral juvenil porque vienen jóvenes con muy distintos objetivos, “pero para todos los que han participado ha supuesto un hito en sus vidas. Es una propuesta que da sentido a tu vida”. Pero, además, la JMJ da una imagen positiva del cristianismo, “una forma de vivir la fe con alegría”.

La tercera actitud es la de convertirnos a la Iglesia, sentir con la Iglesia. “Hoy tenemos un grave problema que es la comunión, ya lo dijo hace algunos años Ratzinger en una conferencia. Debemos caminar todos en la misma dirección porque pertenecemos a la misma Santa Iglesia”. Y la cuarta actitud es contemplar el amor de Dios que desciende.

José Alberto Sutil finalizó su conferencia relatando las experiencias contadas por distintos jóvenes participantes en distintas ediciones de la JMJ, pero también quiso compartir su propio testimonio: “fue como volver al amor primero”. Y añadió: “algunos van diciendo por ahí que la JMJ no sirve para nada, sólo para gastar dinero, ¡ay si me preguntaran a mí… ha llenado de contenido mi vida!”.

Álbum fotográfico de la conferencia en:

https://picasaweb.google.com/obzamora.mcs/ConferenciaDeJoseAlbertoSutilApostoladoSeglar

jueves, 9 de junio de 2011

Se organiza una peregrinación nocturna a San Pedro de la Nave


El próximo viernes 17 de junio se hará por primera vez una peregrinación nocturna a la iglesia visigótica de San Pedro de la Nave, como acto de preparación para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Se saldrá a las 23 horas de la iglesia de Santiago del Burgo de Zamora, para llegar tras 25 kilómetros de camino al templo más antiguo de la Diócesis y la provincia y celebrar allí la eucaristía a las 7,15 horas del sábado 18.

Zamora, 9/06/11. Entre las actividades que la Diócesis de Zamora está organizando en la preparación de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Madrid 2011, se ha convocado por primera vez una peregrinación nocturna a San Pedro de la Nave. Será el próximo viernes 17 de junio, y la salida está prevista para las 23 horas de la iglesia de Santiago del Burgo de la capital.

Organizada por el Secretariado de Pastoral Juvenil y por la Delegación de Religiosidad Popular, esta peregrinación está pensada sobre todo para los jóvenes, pero la participación está abierta a todo el que quiera participar, y que tendrá que inscribirse en la portería del Seminario San Atilano, o llamando al teléfono 980 514 998.

Como explica el delegado diocesano de Religiosidad Popular, Javier Fresno, “uno de los Caminos que atraviesan nuestra Diócesis, probablemente el menos conocido y transitado de ellos, la variante portuguesa de la Vía de la Plata, nos lleva hasta el templo de San Pedro de la Nave, el más antiguo de Zamora. Luego continuará por Aliste y Braganza y entrará de nuevo en España por Verín y Orense”.

Y hasta la iglesia visigótica de San Pedro de la Nave (localidad de El Campillo) llegará la peregrinación del próximo 17 de junio. Con la peculiaridad, explica Fresno, de recorrer el camino “andando durante toda la noche, para hacerlo un poquito más difícil y más especial. Se trata de llegar a celebrar la eucaristía con la primera luz de la mañana”.

El itinerario, de aproximadamente 25 kilómetros, se hará en grupo, y es necesario llevar linternas. Tras la oración inicial en la iglesia románica de Santiago del Burgo de Zamora a las 23 horas, se emprenderá el camino, y está previsto el paso por la ermita del Cristo de Valderrey a medianoche, por La Hiniesta a la 1,15, por Valdeperdices a las 4,45, por Almendra a las 5,50 y, por último, a San Pedro de la Nave a las 7,15 horas.

Durante el camino habrá momentos para la oración común y para el descanso, así como para el almuerzo. Habrá un “coche escoba” para los que no puedan seguir caminando. Al llegar a San Pedro de la Nave se celebrará la eucaristía en el templo, como momento culminante de la peregrinación, y a continuación será el desayuno, para volver después en autobús a Zamora, donde está previsto que se llegue a las 9 horas.

Entre otras peculiaridades, y por ser los jóvenes los principales destinatarios de esta actividad, se está publicitando a través de las redes sociales más populares: Facebook, Twitter y Tuenti.

Cartel de la peregrinación:

http://religiosidadpopularzamora.blogspot.com/2011/05/cartel-de-la-peregrinacion-san-pedro-de.html

miércoles, 8 de junio de 2011

La iglesia del Espíritu Santo de Zamora cumple 800 años


Este mes tendrán lugar los actos conmemorativos del 800 aniversario de la consagración de la iglesia parroquial del Espíritu Santo, uno de los templos románicos de la ciudad de Zamora, que comenzó a ser utilizada para el culto católico en 1211. Además de una Misa presidida por el obispo, la parroquia celebrará tres conciertos, una jornada de convivencia y la Misa castellana de clausura.

Zamora, 8/06/11. La iglesia parroquial del Espíritu Santo de la ciudad de Zamora cumple este año su octavo centenario, desde que fuera consagrada para el culto en 1211. Con este motivo la parroquia ha organizado un programa de actos, cuyo centro será la eucaristía que presidirá el obispo diocesano, Gregorio Martínez Sacristán, el próximo domingo 12 de junio, solemnidad de Pentecostés, a las 12 horas.

Los actos conmemorativos del centenario del templo románico comenzarán el próximo viernes 10 de junio, con un concierto de la Coral “Ciudad de Zamora”, a las 20,30 horas en la misma iglesia. Al día siguiente, sábado 11, tendrá lugar una jornada de convivencia parroquial en la ermita del Cristo de Valderrey, que contará con arroz a la zamorana, limonada y juegos infantiles. Está previsto salir caminando a las 11 horas de la iglesia del Espíritu Santo, aunque se acercará en coches a los que no puedan hacer el recorrido a pie.

El día central será la solemnidad de Pentecostés, que es la fiesta en la que la Iglesia celebra la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles y la Virgen María cincuenta días después de la Resurrección de Cristo. El obispo presidirá la Misa del aniversario de la consagración del templo, y cantará el Coro de la Hermandad Penitencial del Santísimo Cristo del Espíritu Santo, a las 12 horas.

Después de la eucaristía se expondrá el Acta original de consagración de la iglesia, y será explicada por José Carlos de Lera Maíllo, auxiliar del Archivo Histórico Diocesano de Zamora. A continuación habrá un ágape en el huerto parroquial. A las 19 horas del domingo tendrá lugar en el templo un concierto del cantautor zamorano Rogelio Cabado.

El tercer concierto estará a cargo del conjunto vocal e instrumental Alollano, dirigido por el musicólogo zamorano Miguel Manzano, el sábado 18 de junio a las 20,30 horas en la iglesia parroquial. Por último, y como clausura de los actos, el domingo 19 de junio se celebrará la Misa castellana, presidida por el párroco del Espíritu Santo, Florencio Gago, que invita “a todo el que lo desee a participar vestidos con traje regional”, y que será seguida de un vino español.

Acta de consagración, documento fundacional

En el programa de actos elaborado por la Parroquia del Espíritu Santo se transcribe el texto original del acta de consagración del templo románico, redactada el 31 de marzo de 1211 en presencia de los obispos Arnaldo de Coria, M. de Portugal, y Martín I, obispo de Zamora, y que se custodia en el Archivo Histórico Diocesano de Zamora. Es un pergamino de cuya plica pende el sello del obispo de Coria.

La traducción del original, realizada por José Carlos de Lera Maíllo, es la siguiente:

“Don Arnaldo, por la gracia de Dios, obispo de Coria, a todos los ­fieles cristianos que vean esta presente carta, salud en el Señor. Sea conocido por vuestra caridad que yo, por la voluntad y consentimiento del obispo don Martín [I], deposité con mis propias manos en el presente cofre, en presencia de muchos hombres honrados, las reliquias de la leche de la beata Virgen María y de los beatos apóstoles Andrés, Felipe y Santiago, y también de los santos apóstoles, Esteban, protomártir, de Vicente y también de Clemente, y de las santas vírgenes Marina, Eufemia, y las reliquias de las que se dicen diez mil vírgenes.

Y este hecho tuvo lugar la víspera de las kalendas de abril (30 de marzo) de bajo de la Era de MCCXLVIII (año 1211).

Este mencionado cofre fue repuesto en el altar de Santo Espíritu en la iglesia de su mismo nombre.

Esta iglesia está situada en un suburbio de Zamora, y fue consagrada el día 12 de junio por el mencionado obispo de Zamora, por mi [obispo] de Coria, y por Martín, obispo de Portugal, obispos presentes ciertamente en este año de 1211.”

martes, 7 de junio de 2011

Sebastián Mora: “La sociedad civil tiene más poder del que nos imaginamos”


Tras su conferencia sobre la caridad en la vida de la Iglesia, impartida en la mañana de hoy en el Seminario de Zamora por el secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, por la tarde tuvo otra intervención en el Colegio Universitario sobre la crisis, en la que afirmó que “si en España no hay revolución en las calles es por la economía sumergida, el entramado familiar y la ayuda de organismos sociales como Cáritas”.

Zamora, 7/06/11. El secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora Rosado, pronunció esta tarde en el paraninfo del Colegio Universitario de Zamora la conferencia pública “Impacto de la crisis sobre la exclusión y el desarrollo social”. En ella explicó que las familias están superando el fuerte impacto de la crisis gracias al amparo que han encontrado en tres pilares que permanecen en la sociedad española: la economía sumergida –de la que vive el 20% de la población–, el sustento que supone la familia y la ayuda que facilitan organizaciones sociales como Cáritas u otras asociaciones.

Citó como ejemplo que en su familia de seis hermanos todos trabajan excepto uno: “ese hermano no está en la pobreza porque todos los hermanos nos llevamos bien y entre todos le ayudamos. Sin embargo, si no estuviésemos con él sería un pobre más. En este entramado familiar se sustentan otros muchos que están en la misma situación de desempleo que mi hermano”.

Por otra parte, el responsable de Cáritas Española afirmó que la crisis “no es algo nuevo” porque en el año 2006 ya se encontraban en situación de hambre severa 970 millones de personas en el mundo, y ahora la cifra ha incrementado ligeramente y alcanza los 1.000 millones. “La crisis estaba fuertemente instalada en el sistema político actual”, apostilló Mora.

Otra característica destacada de la situación actual es que la crisis no es sólo económica y financiera, sino que abarca varios ámbitos. “Se comenzó a hablar de crisis cuando apareció la crisis financiera, es decir, se acabó aquello de: más en menos tiempo”. De esa crisis financiera sólo un responsable está en la cárcel, Madoff. “Ése debía de ser el más despistado, porque otros tantos han provocado esta situación y han robado lo mismo y no los han pillado”, sentenció Sebastián Mora.

También existe una crisis ideológica y democrática: “no hay imaginación para mejorar y además existe un agotamiento del sistema político. Ahora más que nunca vivimos en un estado totalitario silenciado en el que el consumismo y otras conductas dominan al ser humano”. Además, por primera vez en la historia la masa humana es irrelevante: “si mañana desaparecieran los africanos no nos importaría; sí nos importan sus materias primas”.

Así las cosas, la medida de lo humano ha sido llevado a lo irrelevante. Tal es así que Sebastián Mora dijo estar seguro de que si un cooperante español viaja a África y muere “abriría todos los telediarios: han asesinado a un español en África”, pero si todos los días pierden la vida centenares de personas en África “es lo normal”.

En crisis se encuentra también el sector energético y medioambiental. Las materias primas de las que nos abastecemos o las fuentes de energía de las que se hace uso en el mundo occidental a día de hoy “comenzarán a agotarse a partir del 2050”. En este sentido, señaló que tampoco la sociedad ha sido capaz de crear un mundo sostenible y los efectos del cambio climático “originan graves consecuencias en África o Asia”.

En el terreno de la política surge un gran interrogante: “¿Quién manda en el mundo?”, se preguntó el secretario general de Cáritas Española. En la actualidad no se sabe si manda EE.UU, China, Brasil u otra potencia emergente.

Y, por supuesto, la crisis de valores es esencial en medio de esta gran telaraña que conforma lo que se ha venido a denominar genéricamente como crisis económica. El ser humano cada vez es menos humano: “cambiamos el diálogo por el cheque, sólo importan las transferencias económicas y la cuenta de resultados”.

En cuanto a los colectivos más afectados por la crisis, Mora aseguró que los jóvenes, las mujeres y los inmigrantes vuelven a ser las personas más vulnerables ante la complicada situación ante la que nos encontramos. A pesar de todo, Sebastián Mora envió un mensaje de esperanza: “la sociedad civil tiene más poder del que nos imaginamos y el ser humano volverá a levantarse a partir de su dignidad como persona”. Pero para alcanzar el cambio se necesita una profunda conversión del corazón.

Álbum fotográfico de la conferencia:

https://picasaweb.google.com/obzamora.mcs/SecretarioGeneralDeCaritasEspanolaSebastianMora#

Radio María retransmite el programa “Entre amigos” desde Zamora


Zamora, 7/06/11. En la tarde de hoy se ha trasladado a la ciudad de Zamora un equipo de Radio María España para retransmitir desde aquí el programa diario “Entre amigos”, conducido por Mónica Martínez, y con la asistencia técnica de Roger, voluntario de la emisora. Varias decenas de zamoranos oyentes de Radio María acudieron al Seminario San Atilano para participar en la retransmisión a las 15 horas.

Mónica comenzó leyendo, en lugar de la vida del santo del día, la vida de San Atilano, primer obispo y patrono de la Diócesis de Zamora, y también de la casa anfitriona, el Seminario. El delegado diocesano de Medios de Comunicación Social, Luis Santamaría, fue el encargado de dar los avisos, que en esta ocasión fueron noticias locales. En concreto, la presencia en Zamora del secretario general de Cáritas Española, la inauguración de una exposición de escultura religiosa en la capital y varias actividades preparatorias de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

El resto del programa, como es habitual, estuvo repartido entre los testimonios de oyentes presentes en el Seminario y las llamadas telefónicas de los oyentes. El primer testimonio, de conversión a Cristo, fue doble: Danka (consagrada eslovaca) y el padre Vladimir (sacerdote bielorruso), pertenecientes ambos a la comunidad Koinonía – San Juan Bautista de la localidad de Villardeciervos (provincia de Zamora, diócesis de Astorga).

Una salvadoreña, Angelines, miembro del Camino Neocatecumenal, expresó su alegría por ser madre de una monja dominica en Zamora, y Luis Santamaría informó sobre la presencia de la vida contemplativa en la Diócesis. Nino, vecino de Zamora, ofreció su testimonio sobre lo mucho que le ha ayudado y le sigue ayudando Radio María. Una maestra jubilada, Terela, explicó su labor de evangelización en su vida profesional, y el párroco de los pueblos ribereños del Lago de Sanabria (diócesis de Astorga), José Antonio de la Fuente, que contó su experiencia pastoral.

Reunión con los oyentes

La sala preparada en el Seminario San Atilano para la reunión que hubo con los oyentes a las 18 horas se quedó pequeña. Mónica Martínez explicó las líneas fundamentales de la programación y de la identidad de Radio María: la evangelización, la oración, la formación catequética, la devoción a la Virgen, el servicio a la Iglesia. “Radio María es misionera”, explicó la representante de la emisora, y comentó algunos datos de interés, como que ha crecido la venta del Diurnal en España, debido a la retransmisión diaria de la Liturgia de las Horas en esta cadena radiofónica.

Martínez pidió también la colaboración económica de los oyentes con Radio María, que se sostiene con el trabajo de los voluntarios y con los donativos. Unos 400 voluntarios en la programación y más de 3.000 en toda España hacen posible este proyecto evangelizador, que ya está en 56 países de todo el mundo. En nuestro país lleva 12 años trabajando, aunque en 2012 se cumplirán las bodas de plata de Radio María Italia, la primera del mundo. Y ahora mismo se está extendiendo en otras naciones, como en África, donde se está implantando por la petición de los obispos.

Explicó también el gran proyecto de emisiones durante la JMJ, que anularán el resto de programación ordinaria de Radio María, retransmitiendo los actos centrales y grabando la totalidad de las catequesis de los obispos. Y comentó a los oyentes el proceso de participación en los concursos de frecuencias radiofónicas y la compra de otras. Hasta ahora Radio María sólo ha conseguido frecuencia en un concurso autonómico: la de Madrid. Y ha sido gracias a la presión popular.

“Les necesitamos a todos ustedes”, dijo Mónica Martínez, llamando a los presentes a colaborar como voluntarios, a pesar de la edad que tengan o las ocupaciones, pensando en la inmensa labor de acompañamiento y evangelización que está haciendo Radio María. En Zamora se puede escuchar Radio María en el 102.5 FM, y en Sanabria en el 99.1 FM. Además, puede escucharse por la Televisión Digital Terrestre (TDT).

Sebastián Mora: “Para quien no esté dispuesto a complicarse la vida, Cáritas no es su sitio”


Esta mañana el secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, ha acudido a Zamora para visitar Cáritas Diocesana y presentar los retos para la acción socio-caritativa de la Iglesia en la situación actual. Además de analizar la crisis, ha planteado la mística de Cáritas y cómo debe afrontar su intervención social: “Cáritas no está llamada a tener muchos roperos ni muchos comedores, sino a mostrar el amor de Dios al mundo”.

Zamora, 7/06/11. El secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora Rosado, pronunció esta mañana en el Seminario San Atilano de Zamora la conferencia “La caridad en la vida y en la misión de la Iglesia”. Más de 150 voluntarios y trabajadores de Cáritas Diocesana de Zamora, sacerdotes, religiosas y agentes de pastoral participaron en esta intervención, presentada por el delegado episcopal de Cáritas de Zamora, Antonio Jesús Martín de Lera.

La crisis y las crisis

El ponente comenzó hablando de la crisis actual, que “no es sólo económica, sino también de valores, alimentaria… ya antes de la crisis en el mundo había 970 millones de personas que pasaban hambre, y decíamos que no estábamos en crisis. Lo que nos fallaba era la mirada”. Según Mora, “estamos también en una crisis democrática; no estamos contentos con nuestra vida democrática”, y a esto se suma la crisis energética, la crisis de hegemonía, etc.

Aludió al Informe FOESSA, que constataba hace unos años que en época de crecimiento económico la riqueza crecía para los ricos, pero el umbral de pobreza aumentaba, “y ahora tenemos unas cifras de paro importantes, con 1.400.000 hogares donde ninguno de sus miembros trabaja, y eso nos da un país roto, frágil y vulnerable”.

“Hemos tardado 12 años en recuperar empleo con un crecimiento del 3 y 4%. Ahora que se prevé un crecimiento menor del 1%, la recuperación va para largo”, explicó el secretario general de Cáritas Española. Sin embargo, lo más importante está en la crisis de “lo humano”, y aludió al individualismo y el consumismo. “Ahora lo importante es ‘mi felicidad’, y por eso nos miramos al ombligo. Ya no tenemos sociedad: tenemos individuos que se juntan. Esto es la mayor crisis de la sociedad”.

Otro elemento a tener en cuenta en esta crisis de lo humano es “la reducción a lo cuantitativo, cuando los números empiezan a ser lo más importante. Una mujer africana me decía recientemente: ¿cuántos africanos tenemos que morir para que seamos noticia? Un menor que beba, no es problema. Cien menores que se juntan a hacer botellón, eso ya es un problema”.

La tercera nota de esta crisis de lo humano es el estrechamiento del lugar para el sentido. “El sentido de la vida lo hemos convertido en un proceso psicológico, y vivimos una sociedad con menos sentido vital. Cuando miramos la realidad de la pobreza y la exclusión, no sólo nos fijamos en las necesidades materiales, sino en una realidad de carencias básicas de sentido. No se puede estar en la acción social sin políticas de sentido”, afirmó.

La mística de Cáritas

“Lo que nosotros hacemos como trabajadores y voluntarios de Cáritas es experiencia de lo humano. La identidad de Cáritas está en el testimonio. No estamos para hacer cosas, ni muchas cosas, sino que lo importante es el cómo. Si Cáritas no aporta un valor añadido a lo que hace, no tiene sentido que lo haga”, explicó a los presentes. Y, además, señaló, “quiere hacerlo desde un lugar privilegiado: desde el pobre. Nuestra mística consiste en priorizar aquello que ayude a los más pobres”.

Cáritas tiene que estar “donde nadie quiere estar, donde estén los últimos de los últimos, aunque tengamos pocos éxitos, o nos persigan, o no nos saquen en los periódico”, y aludió al reciente pronunciamiento público de Cáritas Española sobre las detenciones de inmigrantes indocumentados, que trajo consigo una crítica generalizada a Cáritas por su trabajo con los más despreciados. “Nuestra mística es de opción preferencial por los pobres, por los últimos”, añadió, “con una acogida incondicional”.

Sebastián Mora también explicó la reciprocidad de la evangelización: “en Cáritas damos y recibimos, porque no hay nadie tan pobre que no pueda dar nada, ni nadie tan rico que no necesite nada”. Citó al pedagogo de la liberación Paulo Freire, que señalaba que “no hay nadie que libere a nadie, ni nadie que se libere solo. Los hombres nos liberamos en comunión”.

La acción social de Cáritas

Lo que hace Cáritas es, en ocasiones, “muy ingenuo, trabajando itinerarios personales de inclusión, pero no una sociedad inclusiva. Las personas se incluyen en contextos sociales, y si éstos no cambian, difícilmente se va a hacer con un cambio personal”. En este punto el ponente llamó a “una acción social más comunitaria, en una sociedad enferma que orilla a muchas personas”.

La intervención de Cáritas ha sido a veces cuantitativa y fragmentada, técnica y metologizada, carente del aspecto comunitario y valorativo. Por eso “tenemos que reconceptualizar lo que hemos hecho en nuestra intervención social. Lo técnico es necesario, pero tiene que estar al servicio de lo humano”. De hecho, es un reto la vinculación humana, porque “lo que nos humaniza, lo que nos pone en marcha, es el encontrarnos, la proximidad y el abrazo”. Todo lo técnico y lo proyectado, si no tiene esto en la base, no sirve.

“En Cáritas no estamos para dar, sino para darnos, como dice el Papa. Y cuando nos damos, nos complicamos”, dijo Sebastián Mora, y sentenció: “quien no esté dispuesto a complicarse la vida, Cáritas no es su sitio”. De hecho, no hay un buen profesional si no hay implicación. “Nosotros trabajamos con personas, no con cosas, y por eso debe haber vinculación”, explicó.

En Cáritas “tenemos que meternos en política. No ser partidistas, sino políticos, ya que cuando defendemos a los pobres, cuando luchamos por sus derechos, cuando reflexionamos sobre la justicia y los derechos humanos, estamos metiéndonos en política. Y esto es cosa de todos los cristianos, incidir en la sociedad”. Por eso ha de trabajarse la dimensión comunitaria en la acción cristiana, en las parroquias y en todos los niveles eclesiales. Terminó diciendo que “Cáritas no está llamada a tener muchos roperos ni muchos comedores, sino a mostrar el amor de Dios al mundo, desde una perspectiva comunitaria, desde la denuncia y el anuncio proféticos, de acuerdo con lo que el Señor nos decía que es el Reino de Dios”.

domingo, 5 de junio de 2011

El exceso de la fe


FRANCISCO GARCÍA MARTÍNEZ

Solemnidad de la Ascensión del Señor – Ciclo A

“Algunos vacilaban” (Mt 28, 16-20)

Quizá la fe pida demasiado. Quizá el amor sea una exageración. ¿Se puede de verdad creer lo que afirmamos creer?, ¿se puede de verdad amar como afirmamos que hay que hacerlo? En el fondo creer y amar son dos verbos siempre tan excesivos que cuando quieren hacerse verdaderos en nosotros son tratados como intrusos de no muy buenas intenciones por nuestro corazón y nuestra razón. Entonces, un ejército de anticuerpos reacciona en nosotros diciendo: «mejor adaptarse al mundo y no soñar», «mejor tener sentido común».

La fe, sin embargo, no quiere nunca adaptarse al mundo, la fe no quiere someterse nunca al sentido común. La fe solo quiere someterse a Cristo, ese loco de Dios que se dirigió a Él como Padre incluso cuando solo sentía su ausencia, que amó a los suyos incluso cuando éstos le daban la espalda. La fe confiesa que ese Cristo ha recibido el poder y la gloria para siempre, y al confesarlo se hace tan loca como él para los sabios y entendidos de este mundo.

La ascensión de la que nos habla hoy el evangelio de Mateo no es un viaje astral ni un paseo por los cielos, sino aquella situación que produce la palabra de Dios cuando pone finalmente todo en su sitio, cuando acoge lo que es suyo y deja fuera lo que no tiene sitio en Él. Aquel acto divino por el que Cristo es hecho partícipe del poder y la gloria del Padre. No se trata de llevarlo a algún sitio distinto, sino dejarlo en el mundo para siempre, pero del lado de Dios, ese lado que es intocable para el mal y la muerte.

Al lado de este Cristo que nos quiere junto a sí del lado eterno de Dios, vivir la fe consiste en no dejarse definir por el peso de nuestra fragilidad, sino por la ligereza que nos da el conocimiento de la gloria a la que somos llamados y que no tiene marcha atrás en el Padre; vivir la fe consiste en no dejarse definir por el deseo de ganar el mundo con sus bienes y vanidades, sino acogerlo como gracia para la vida compartida. Pero esto, ¡el que no lo sepa que lo aprenda ya!, apenas tiene sitio por estos mundos (que no son muy de Dios) y no es extraño que dudemos. Las vacilaciones de los discípulos frente a Cristo resucitado son un consuelo para las nuestras.

Celebramos hoy que donde no podía llegar la fuerza de la razón y del amor humano llegó Dios, y Cristo se hizo exceso de vida y amor para nosotros dándonos sitio en el mismo corazón de Dios. ¿No merecería la pena creerlo de verdad, vivirlo apasionadamente y ofrecerlo sin pudor para dar sentido a tanto bautismo frustrado?

La Opinión-El Correo de Zamora, 5/06/11.

De Zamora a Gaza pasando por Madrid


JOSÉ ALBERTO SUTIL

En principio, no tienen que ver estas líneas con la leche de nuestros ganaderos. Lo que pasa es que hace poco se ha proclamado entre nosotros el relato del encuentro entre el apóstol Felipe y un etíope, precisamente en el camino de Jerusalén a Gaza. El innominado etíope va leyendo al profeta Isaías, venía de Jerusalén de adorar a Dios (o sea que algún rumor de ángeles había en su corazón...), pero ante la pregunta de Felipe sobre si entiende lo que estaba leyendo responde: «¿Y cómo voy a entenderlo si nadie me guía?». Y Felipe hace con él como el Jesús de Emaús, explicándole las Escrituras. Y aquel extranjero le pide a Felipe ser bautizado. Y termina diciendo el autor del texto sagrado: «El etíope siguió su camino lleno de alegría» (cf. Hch 8, 26-40).

Los hombres de la Biblia diferenciaban entre «chrónos», mero tiempo cronológico, y «chairós», tiempo de salvación. Si la JMJ de Madrid 2011 es ciertamente no sólo «chrónos» sino sobre todo «chairós», si es una oportunidad pastoral única, tendremos que ponernos todos manos a la obra. En nuestra diócesis se está trabajando con ilusión y con ganas. Los voluntarios, las familias de acogida, los diferentes agentes de pastoral y coordinadores del evento. Cada vez se va acercando más el momento de acoger a los 1.000 peregrinos que del 11 al 15 de agosto vendrán a Zamora de todas partes del mundo. Pero no olvidemos que después estamos citados todos en Madrid, del 16 al 21 de agosto. Lo primero sin lo segundo no tendría sentido. Y aquí es donde nos interesa ese camino que lleva de Zamora a Gaza pasando por Madrid y viceversa. Ha llegado el momento, si no lo hemos hecho ya, de aprender de Felipe y hacer cuantas invitaciones personalizadas mejor a los adolescentes y jóvenes que conocemos: en tu familia, en tu parroquia, entre tus vecinos, los hijos de tus compañeros de trabajo, y todos los que se pongan a tiro. Insistir, a tiempo y destiempo, poniendo a prueba nuestras estrategias de marketing y persuasión, sabiendo que Dios sigue trabajando mientras nosotros dormimos. Por cierto, hace veinte años se nos hacía impensable ver anuncios televisivos de leche Gaza a nivel nacional... Si nuestros ganaderos han podido llevar su marca adelante, nosotros, ¿vamos a ser menos?

La Opinión-El Correo de Zamora, 5/06/11.

La versión artística más infantil de los diez mandamientos


Hasta el próximo 20 de junio, la Sala de Exposiciones de Caja Duero (c/ Santa Clara) de Zamora acoge la exposición de cientos de dibujos que han participado en el VII Certamen Diocesano de Dibujo, sobre los mandamientos, en más de veinte colegios. Además, se recogerá material escolar para enviarlo a colegios de países desfavorecidos.

Zamora, 5/06/11. El pasado 1 de junio se inauguró la exposición del VII Certamen Diocesano de Dibujo, organizado por la Delegación Diocesana de Enseñanza, y que este curso gira en torno a los mandamientos. La muestra reúne varios cientos de dibujos de escolares de más de una veintena de centros públicos y concertados de la Diócesis.

La exposición estará abierta hasta el próximo 20 de junio, en la Sala de Exposiciones de Caja Duero (c/Santa Clara 19; entrada por c/Pelayo), en horario de 18 a 21 horas los días laborables y de 12 a 14 y de 17 a 20 horas los domingos y festivos. Los visitantes podrán participar en el fallo del jurado votando los mejores dibujos.

Esta actividad es el fruto de un grupo de trabajo de diez profesores de Enseñanza Religiosa Escolar que, en el marco del Centro de Formación e Innovación Educativa de Zamora, vienen realizando este proyecto desde hace siete años.

Además, tal como se hizo el año pasado, la Delegación Diocesana de Enseñanza ha organizado la II Campaña “Un lapicero = Una sonrisa”. En ella, según explica el delegado de Enseñanza, Juan Carlos López, “recogeremos material escolar (lapiceros, gomas, sacapuntas, bolígrafos…) para enviarlo a través de nuestros voluntarios a escuelas del Tercer Mundo”.

Un profesor de Religión estará de forma permanente en la exposición para recoger este material escolar con destino solidario. “Nos gustaría que colaborasen con este pequeño gesto de solidaridad porque, además de ser una muy eficaz manera de ayudar a los más desfavorecidos, es una buena forma de educar a nuestros hijos y alumnos. Basta con un pequeño detalle”, señala Juan Carlos López.

Entre otras actividades, la Delegación Diocesana de Enseñanza recuerda que está aún abierto el plazo de inscripción del VII Campamento Diocesano que se desarrollará en el Lago de Sanabria del 26 de julio al 7 de agosto. Está destinado a niños y niñas de 8 a 13 años “y es una buena oportunidad para hacer que la educación no formal ayude al crecimiento de su hijo desde las claves de la naturaleza, la convivencia y el juego”, afirma el delegado.

Para más información:

Delegación Diocesana de Enseñanza – Tel. 980 535 278 – 686 401 607

www.zamorapastoral.es/indexeduca.htm

sábado, 4 de junio de 2011

El secretario general de Cáritas Española dará dos conferencias en Zamora


El próximo martes 7 de junio, el secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, hablará a las 11 horas en el Seminario sobre la caridad en la vida de la Iglesia, y a las 20 horas en el Colegio Universitario sobre el impacto de la crisis en el mundo de la exclusión y del desarrollo en nuestro país.

Zamora, 4/06/11. El próximo martes 7 de junio acudirá a Zamora, invitado por Cáritas Diocesana, el secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora Rosado. Entre otras actividades, dará dos conferencias en la capital. La primera, dirigida a voluntarios y trabajadores de Cáritas, sacerdotes y agentes de pastoral, y todas aquellas personas que estén interesadas en la labor caritativa y social de la Iglesia, será la ponencia “La caridad en la vida y en la misión de la Iglesia”, y tendrá lugar en el salón de actos del Seminario San Atilano, a las 11 horas. A continuación habrá un coloquio entre el conferenciante y los asistentes.

La segunda conferencia, de carácter más público, versará sobre el “Impacto de la crisis sobre la exclusión y el desarrollo social”, y la pronunciará en el Paraninfo del Colegio Universitario de Zamora a las 20 horas. Como señala el delegado episcopal de Cáritas Diocesana, Antonio Jesús Martín de Lera, “es una buena ocasión para cerrar este curso en el que hemos tenido como objetivo pastoral diocesano la caridad en la vida de la Iglesia”.

Además de estas actividades más públicas, Sebastián Mora aprovechará su visita a Zamora para reunirse con los responsables de los centros y programas de Cáritas Diocesana, además de encontrarse con el obispo, Gregorio Martínez Sacristán.

Perfil del ponente

Casado y padre de tres hijos, Sebastián Mora (Málaga, 1966) es licenciado en Filosofía por la Universidad Pontificia de Comillas, y posee una larga experiencia de trabajo en el campo de la acción social, que se inició como coordinador del Centro “Santa Isabel” de Acogida a Inmigrantes, dependiente de la Delegación Diocesana de Inmigración de Madrid.

Posteriormente trabajó como educador de calle en la Asociación “Granja las Alamedillas”, antes de vincularse a Cáritas Diocesana de Madrid, donde desarrollaría, a partir de 1993, diversas responsabilidades: coordinador de Pisos de Acogida para Enfermos de VIH/Sida, coordinador de Área de Voluntariado, director del Centro de Tratamiento con sustitutivos opiáceos, responsable del Área de Coordinación Institucional, responsable del área de Comunicación y Relaciones Externas y subdirector de Cáritas de la Vicaria V.

Después se incorporó a los Servicios Generales de Cáritas Española, donde ha sido coordinador del Área de Acción en los Territorios. En 2009 fue nombrado secretario general de esta institución por la Conferencia Episcopal Española.