jueves, 26 de agosto de 2010

Representantes de una Diócesis inglesa visitan Zamora para preparar la JMJ


Una representación oficial de la Diócesis inglesa de Brentwood ha visitado esta semana la ciudad de Zamora para conocerla e iniciar los contactos en vistas a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de 2011. La Diócesis de Zamora tiene previsto acoger a unos 1.500 jóvenes en los días previos al encuentro multitudinario en Madrid.

Zamora, 27/08/10. El pasado jueves 26 han visitado Zamora el padre Dominic Howarth, capellán del Servicio de la Juventud Católica de Brentwood, y la joven Clare Sullivan. Volaron desde la Diócesis de Brentwood –en Londres– para visitar la ciudad, pues el próximo verano su intención es volver con un centenar de jóvenes de Brentwood para participar en Zamora en los días previos a la celebración de la JMJ Madrid 2011.

La delegación de esta Diócesis inglesa es la primera en visitar la ciudad, aunque otras diócesis de Italia, Costa Rica, Paquistán y otros países se han puesto ya en contacto con el Obispado de Zamora. Esto significa que entre el 11 y el 15 de agosto de 2011 más de 1.500 peregrinos, procedentes de diversas partes del mundo, “vendrán a disfrutar de nuestra hospitalidad, a conocer nuestra tierra y por supuesto a compartir y celebrar juntos la misma fe”, en palabras de José Alberto Sutil, vicario parroquial de Cristo Rey, uno de los anfitriones.

Los británicos han quedado encantados. La mejor tarjeta de visita de Zamora, han dicho ellos, es la ilusión y el entusiasmo con el que el equipo de Pastoral Juvenil está trabajando en este proyecto. En todo momento, el P. Dominic y Clare han estado acompañados por el director del Secretariado de Pastoral Juvenil, Juan Carlos López, y su familia, así como de algunos miembros del equipo del Secretariado.

Los huéspedes han podido visitar la Catedral y el Obispado, así como otras iglesias del casco antiguo y el Seminario Diocesano “San Atilano”. Han disfrutado de los paseos por el casco histórico y han podido aprender lo que significa “ir de tapas” en los bares típicos de la ciudad.

Al elegir agosto como fecha para su visita, han podido comprobar in situ que el próximo año van a tener que venir dispuestos a aguantar al recio calor del verano castellano. “También han escuchado con interés sobre nuestra pasión por la Semana Santa y sobre la configuración rural de nuestra geografía diocesana”, explica Sutil.

En la apretada agenda de la jornada también ha habido lugar para una interesante reunión en la que unos y otros han intercambiado informaciones, dudas y sugerencias. Al igual que la Diócesis de Zamora, los ingleses han participado en otras ediciones de la JMJ y están seguros de que la experiencia en Madrid y en la acogida previa de Zamora estará a la altura de las circunstancias.

El propio P. Dominic ha explicado sus impresiones en este saludo dirigido a todos los zamoranos: “Somos de la Diócesis de Brentwood en Inglaterra y vamos a venir con 100 jóvenes el próximo agosto. Hemos llevado a nuestros chicos a Colonia y a Australia y lo mejor ha sido la experiencia de ser acogidos en familias de la Diócesis. Cuando un joven que vive 50.000 millas más allá conoce una familia y es bienvenido en ella con una hospitalidad generosa, esto causa una gran impresión en su persona y es un verdadero modelo de vida cristiana”.

El sacerdote inglés continúa afirmando: “Clare y yo hemos encontrado en Zamora una ciudad interesante, llena de historia y espiritualidad, y también generosa. Esperamos y rezamos para que nuestros chavales experimenten lo mismo. Esperamos que tanto nuestros jóvenes, como todos los que vengan, traigan aire fresco y color a Zamora en este gran festival de la fe que serán los ‘Días en las Diócesis’ en Zamora”.

La diócesis de Brentwood en Inglaterra nació en 1917 y abarca un extenso territorio, desde la parte este de Londres hasta la costa del mar de Norte, con el condado de Essex y otros territorios históricos como Southend-on-Sea y Thurrock. Es pastoreada por el obispo Thomas McMahon y cuenta con una población de unos 250.000 habitantes, de la que el 10% son católicos.

La JMJ Madrid 2011

La JMJ es una convocatoria anual para todos los jóvenes del mundo, puesta en marcha por primera vez por el papa Juan Pablo II en 1985, en Roma, en el Año de la Juventud. Cada año se celebra alternativamente bien en las Diócesis o bien en alguna capital mundial donde el Papa cita a los jóvenes. Nuestro país tiene la suerte de acoger este evento el próximo año en Madrid, del 16 al 21 de agosto. En los días previos, varias Diócesis, como Zamora, acogerán a los peregrinos y llevarán a cabo diversas actividades.

Según acaba de explicar ayer mismo el obispo auxiliar de Madrid César Franco, organizador del evento, la JMJ es “una ocasión para que los jóvenes del mundo se encuentren, oren, compartan su fe y la celebren gozosamente. Las Jornadas son una manifestación de la juventud de la Iglesia, una fiesta de la fe en torno a Cristo resucitado”. Según el prelado, “nuestra Iglesia saldrá fortalecida y animada ante el testimonio de los jóvenes, que, a pesar de las dificultades ambientales, siguen a Cristo, se fían de él y procuran serle fieles”.

De hecho, tal como afirma César Franco, “en todos los lugares donde se ha celebrado la Jornada Mundial de la Juventud, la Iglesia ha recuperado confianza en sí misma, han renacido las vocaciones para el sacerdocio y la vida consagrada y se ha evaporado el mito de que los jóvenes no quieren saber de Cristo ni de su Iglesia”.

lunes, 23 de agosto de 2010

Peregrinos por un Día se adentra en la Diócesis de Astorga


En agosto vuelve la actividad diocesana “Peregrinos por un Día”, organizada por la Delegación de Religiosidad Popular. El próximo sábado 28 de agosto se realizará a pie el tramo del Camino Sanabrés que va desde el Santuario de Nuestra Señora del Agavanzal hasta el de la Virgen de la Carballeda, en Rionegro del Puente. Será la primera vez que los participantes en esta peregrinación periódica se adentren en la Diócesis de Astorga.

Zamora, 23/08/10. Este mes de agosto la Delegación Diocesana de Religiosidad Popular convoca una nueva etapa de Peregrinos por un Día. Si en la edición de julio los peregrinos salieron del territorio diocesano de Zamora para caminar en Portugal, en esta ocasión también saldrán fuera de la Diócesis, pero dentro de la provincia de Zamora. Harán un tramo del Camino de Santiago Sanabrés, concretamente entre los santuarios marianos del Agavanzal y de la Carballeda.

El día elegido es el último sábado de mes, el día 28 de agosto. El recorrido, desde el Santuario de Nuestra Señora de Agavanzal, pasando por la presa del embalse que recibe su nombre de ese Santuario, hasta llegar a Rionegro del Puente, y tener la Eucaristía en el Santuario de la Virgen de la Carballeda.

A las 8,30 horas saldrá un autobús de Zamora, de la Plaza de la Marina (por la calle Santiago Alba Bonifaz), que llegará al Santuario de Nuestra Señora del Agavanzal para comenzar allí a las 9,30 horas con una meditación. A las 10 horas, los peregrinos comenzarán a caminar los aproximadamente 11 kilómetros del tramo, y está prevista la celebración de la Eucaristía en el Santuario de la Carballeda a las 12,30 horas.

Después de la Eucaristía, los participantes en la peregrinación compartirán la comida junto al río, y está previsto que, tras un rato de convivencia, a las 17 horas el autobús vuelva a Zamora. Las inscripciones para esta etapa deben hacerse en Viajes Zavitur (Candelaria Ruiz del Árbol 22, Tel. 980 672 550).

Toda esta etapa de Peregrinos por un Día se realizará fuera de la Diócesis de Zamora, pero muy cerca, por el Camino Sanabrés (otros lo llaman Camino Mozárabe), que se desgaja de la Vía de la Plata a la altura de Granja de Moreruela, atraviesa Tábara, la Carballeda y Sanabria, llega a la provincia de Orense, y desde Verín se dirige hacia el norte, hacia Santiago.

Un Camino preferido por quienes han elegido la Vía de la Plata por su tranquilidad, incluso por disfrutar de la soledad, a pesar de que cuenta con menos infraestructuras para el peregrino. De esa forma evitan tener que empalmar, llegando a Astorga, con el Camino Francés.

En Rionegro existe la antiquísima cofradía de los Falifos, que desde la Edad Media se dedica a atender a los peregrinos. Su albergue, recientemente remozado y acondicionado, es parada obligada para los peregrinos. El Santuario en que tienen su sede custodia a la Virgen de la Carballeda, que congrega la devoción de toda la comarca, y es el centro de una gran romería, el tercer domingo de septiembre.

Según explica el responsable de Peregrinos por un Día, el sacerdote Javier Fresno (delegado diocesano de Religiosidad Popular), tanto el presidente de la Cofradía, José Antonio de la Fuente (párroco de El Puente de Sanabria), como el secretario de la misma, Eusebio Rodríguez, “se han volcado para la preparación de esta jornada, en lo que constituye un ejemplo de cooperación entre las diócesis de Zamora y Astorga en la promoción cristiana del hecho jacobeo”.

domingo, 22 de agosto de 2010

Creer no es barato


AGUSTÍN MONTALVO FERNÁNDEZ

Domingo XXI del Tiempo Ordinario – Ciclo C

“No sé quiénes sois” (Lc 13, 22-30)

No es infrecuente que algunos de los que se acercan a las parroquias, generalmente desconocidos o muy ocasionales, para solicitar algún servicio suelan aducir como apoyo añadido sus parentescos religiosos: «mis padres siempre han sido muy de esta parroquia», «tuve un tío cura», «pregunte por cómo es mi familia», «yo fui monaguillo con don Fulano»... Podríamos hablar de «cristianos por afinidad»Existen también los que llamaríamos «cristianos de práctica ritual»: esporádica (sacramentos de iniciación, boda, algún funeral…) o más o menos habitual, pero sin que ello suponga una exigencia de vida evangélica.

A unos y otros podríamos aplicar las duras palabras que en el evangelio de hoy dirige Jesús a sus paisanos que creían tener resuelto su futuro eterno por el hecho de ser hijos de Abraham o el de haber coexistido con el Maestro, «Hemos comido y bebido contigo y tú has enseñado en nuestras plazas. Pero él os replicará: no sé quiénes sois». Nos desconciertan estas palabras de Jesús, somos pocos y nos trata con dureza a quienes creemos haber estado con él toda la vida.

Muchos cristianos pensamos que vivimos dentro de la Iglesia convencidos de que éste es el camino fácil que conduce a la salvación, pero el evangelio habla de la necesidad de entrar por la puerta estrecha de la conversión personal. La Iglesia, los sacramentos, las prácticas religiosas, etc., necesarios sin duda, no son el billete directo para salvarse si no son expresión de una adhesión auténtica a la persona de Jesús y su evangelio, y si no se traducen en una fe viva y responsable en la vida diaria.

Nos duele con razón el progresivo vaciamiento de los templos, nos asusta la ausencia de vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada, nos preocupa la insignificancia de la fe en nuestra sociedad?, pero tal vez sea más grave la falta de garra en quienes decimos seguir al Señor, nuestro cristianismo cómodo, nuestra rutinaria práctica, nuestra vida carente de significatividad para «los de fuera», el hacer «barata» (en palabras del teólogo mártir Bonhöffer) la gracia, que es «cara» porque necesita pasar por la puerta estrecha. Aquí está el verdadero problema, ante el que es irrelevante adelantar o retrasar un par de años la primera comunión o la confirmación.

«Id por el mundo y predicad el evangelio», dice Jesús, que abre su puerta a todos sin etiquetas de raza, familia o hábito. El testimonio de una vida coherente, comprometida con la realidad, alegre y en la cercanía del Señor, sin «rebajas» acomodaticias será el mejor anuncio de lo hermoso que es creer… aunque sea costoso.

La Opinión-El Correo de Zamora, 22/08/10.


Cultura vocacional


ÁNGEL CARRETERO MARTÍN

Algunos de ustedes recordarán que en alguna ocasión ya he advertido sobre el clima generalizado de neoaborregamiento cultural y de indiferencia hacia valores fundamentales que nos construyen a los seres humanos como personas con vocación. Cada vez estoy más convencido de que esto es así porque cualquiera puede decir ahora una cosa y dentro de un rato todo lo contrario, dado el empeño descarado por enterrar las verdades objetivas y sustituirlas por el pensamiento débil de Vicente que va donde va la gente.

Este neutralismo en relación a los valores básicos está generando personas sin vocación. Si todo es incoloro, inodoro e insípido o si la vara de medir verdades y tomar decisiones es el aplausímetro de los programas basura de la caja tonta pues, efectivamente, para qué complicarnos la vida con decisiones contracorriente. Es más, parece que hoy se propone como hombre ideal el pasota e indiferente; y pobre de aquel que se le ocurra proponer algo como absoluto o definitivo que, como mínimo, va a quedar tildado de talibán.

Todo este panorama reclama ir generando una «cultura de la vocación» con toda la riqueza y valor antropológico que tiene dicho término; sin reducirlo al sentido clerical que siempre se le ha dado. Cualquier ser humano, solo por el hecho de existir, está «llamado» por Dios a ser su imagen con su manera de ser, decisiones, valores, orientación laboral, etc. Por tanto, Dios no solo nos ha dado el don de la vida, sino también el don de la vocación, es decir, que nos sugiere el camino concreto por el cual nos realizamos totalmente para ser enteramente felices.

Es necesario que eduquemos a nuestros niños y jóvenes en el convencimiento de comprender la vida no solo como un proyecto personal sino como respuesta a un proyecto que viene de lo alto. Un proyecto que puede ser descubierto poco a poco desde el momento en que uno se ponga a dialogar con Dios con la misma y total libertad con que lo ha creado. Dios no obliga a nada, pero cuando alguien se empeña en escucharle percibe que le habla al corazón, que pronuncia su nombre y que le revela el plan que ha soñado para él. Y claro, ponerse manos a la obra en ese proyecto es algo que te hace el hombre o la mujer más feliz del mundo. Te hace capaz de llevar adelante cosas antes inimaginables, pero no por tus propias fuerzas o cualidades, sino porque es Dios quien te llama en función del plan transformador que te encomienda.

En el fondo esa es la historia de todos los llamados, desde los profetas hasta los más famosos o anónimos de hoy pasando por los doce apóstoles, María de Nazaret o los mártires de la Iglesia primitiva.

La Opinión-El Correo de Zamora, 22/08/10.

domingo, 15 de agosto de 2010

Hoy celebramos la Pascua de santa María


NARCISO-JESÚS LORENZO

Solemnidad de la Asunción de la Virgen María

“Desde ahora me felicitarán todas las generaciones” (Lc 1, 39-56)

Este año la solemnidad de la Asunción ha coincidido en domingo. Cuando estas cosas suceden podríamos pensar que la centralidad del domingo decayera, y con ello el protagonismo de Cristo. Sin embargo al celebrar a la Santísima Virgen o a algún santo estamos confesando y proclamando las maravillas del Señor en sus vidas. En palabras de santa María: «Proclama mi alma la grandeza del Señor, porque el Poderoso ha hecho en mí maravillas». Los santos, y a la cabeza María, no solo no nos distraen de Dios, sino que son los principales evangelizadores. Dicen a todos: «Mirad al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo». Ellos son las primicias de la Salvación de Cristo. Creados por Dios, redimidos por Cristo, han escuchado la Palabra y han conformado su voluntad con la de Dios. El Espíritu Santo ha imprimido en ellos los rasgos de la humanidad de Cristo. Así que, podríamos decir, parafraseando al mismo Jesús: quien mira a los santos, sobre todo quien mira a María, ve a Jesús.

Celebrar a los santos es ante todo entrar en la liturgia, participar en la celebración y descubrir que sea cual sea el número de los presentes en el templo que fuere, entramos en la congregación del Pueblo de Dios, donde la Virgen y los santos nos reciben y «nos hacen sitio» ante la presencia de Dios, como bien expresa la invitación al canto del Sanctus: «con los ángeles y los santos cantamos sin cesar el himno de tu gloria». Y en la fiesta de la Asunción de la Virgen, aunque no tengamos una representación sacra como el Misterio de Elche, podemos asomarnos al sepulcro de María y levantar los ojos al cielo para ver que la Virgen después de morir es recibida en la gloria de su Hijo, mientras con los ángeles y los santos cantamos: «Bendita tú entre la mujeres» y «Vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos».

Celebramos la Segunda Pascua. La fiesta de la Resurrección, de la Asunción de María. Ella es el fruto más precioso de la Redención de Cristo. Es la que se ha entregado sin reservas al Señor, «Aquí está la esclava del Señor». Fue preservada de una herencia universal de pecado, pero no de la tentación, ni de dificultades y sufrimientos de la vida, ni del trago de la muerte. En todo he querido parecerse a su Hijo, y en todo se ha entregado a la voluntad del Padre. Por ello el amargo trago de la muerte no trajo para la Virgen la destrucción de su cuerpo. No ha tenido que esperar a la resurrección universal. Así, no solo su alma, sino su corazón y su entero ser, por la acción del Espíritu Santo, la hacen ser Madre universal de la Iglesia que dice de ella: «Dichosas las entrañas de la Virgen María, que llevaron al Hijo del eterno Padre».

La Opinión-El Correo de Zamora, 15/08/10.

La costosa cirugía de la rehabilitación


JOSÉ ÁLVAREZ ESTEBAN

Con los agobios del agosto, con la gente buscando dónde y cómo aliviar los sudores, con media España digiriendo los efectos de una crisis que no cesa, nos llega un año más la «Jornada para el mantenimiento de templos y casas parroquiales». Para quien esto escribe esta Jornada lleva el dato cercano y la puntual referencia de la iglesia de Santiago del Burgo, claro y feliz ejemplo de todos esos cuidados que van de la dulce cura del mantenimiento a la tan estudiada como costosa cirugía de la rehabilitación.

Junta de Castilla y León y Fondos Europeos han hecho posible la obra de Santiago del Burgo. Obispado de Zamora y la Parroquia de San Juan y San Vicente han contribuido a su vez con el añadido de la restauración de imágenes, de parte del mobiliario y de la megafonía por un montante que supera lo recaudado en toda la Diócesis en la Campaña del 2009. Esto nos puede dar a entender que la razón de la «Jornada Pro Templos» no es tanto la recaudación de fondos cuanto la de hacer sentir, cada cual a su iglesia, como su propia casa. El lema «Cuida tu iglesia, es tu casa» nos acerca a la Pastoral del obispo D. Gregorio donde dice que «las iglesias son casas de Dios en las que entramos en relación viva con Él».

Las piedras hermosas, nuevas o viejas, de una iglesia no son el refugio donde se esconden unos hombres al margen de lo que pasa en el mundo sino el caparazón que protege esa libertad total y profunda que poseen para ser testigos, ahora y siempre, de lo infinito. Un cartel a la entrada de Santiago del Burgo decía: «Aquí han rezado durante ocho siglos muchos fieles. Guarda silencio, admira y ora». Más allá de los intereses promocionales, culturales o turísticos, merece la pena cuidar y hacer acogedores estos templos románicos, en ellos y desde ellos habla Dios y en ellos es más fácil discernir la diferencia entre vivir con o sin Dios.

Gratitud, y mucha, hacia quienes eligieron primero y alentaron después la intervención en Santiago del Burgo; excelente sin duda el tratamiento en línea con actuaciones precedentes como las del Cuartel, Balborraz, el Castillo, el casco antiguo y, ya ahora, «Zamora Románica»… Reconocimiento para el buen hacer de la empresa «Volconsa» y para quienes han puesto el alma en la realización de la obra desde las altas Instancias al más humilde de los peones. Ahora es el momento de la apertura, de la justificación y del sentido. Una casa bien presentada es siempre una invitación a quedarse. De eso se trata. Lo dicho: ¡Felicidades!

La Opinión-El Correo de Zamora, 15/08/10.

jueves, 12 de agosto de 2010

Alistanos por el mundo

Crónica del XX Encuentro de Misioneros, Religiosos y Sacerdotes Alistanos, que se ha celebrado hoy en la Casa Fundacional del Amor de Dios en Toro (Zamora).

Toro, 12/08/10. Un año más, los religiosos y misioneros de la comarca de Aliste que están sembrados -no desperdigados- por España y por todo el mundo, y que coinciden estos días en nuestra tierra para pasar unos días con su familia, fueron convocados para el encuentro de verano. Lo peculiar de esta edición fue la celebración de esta jornada de convivencia en Toro. Por primera vez, salió de los límites del Arciprestazgo de Aliste para tener lugar precisamente en el sitio donde se fundó la congregación de las Religiosas del Amor de Dios, a la que pertenece una gran parte de las consagradas alistanas. Este año supone una efeméride central para ellas: el Bicentenario del nacimiento de su fundador, el padre Jerónimo Usera.

A las 10 de la mañana comenzó la acogida en el patio de la Casa Fundacional del Amor de Dios. Sobre la puerta principal del que fue palacio de los Marqueses de Alcañices -una vinculación curiosa de la historia que bien ilustra lo que hemos hecho hoy, "implantando" Aliste en la ciudad de las Leyes-, una pancarta de bienvenida. En ella, el mapa con todos los pueblos de Aliste. Dos de los párrocos locales, José Luis Miranda y Ángel Carretero, fueron recibiendo a los participantes. Además de los que acudimos por nuestra cuenta, un autobús vino con un importante grupo desde Alcañices, y dos coches nos acompañaron con religiosos de otra tierra, los naturales de Villarrín de Campos. En total, algo más de 70 personas.

Algo que llamó la atención a los asistentes fue la presencia, ya en la primerísima hora, de los medios de comunicación. Una redactora de La Opinión-El Correo de Zamora y un equipo de Televisión Castilla y León, interesados por el Encuentro. Delante de las cámaras dieron su testimonio los religiosos que venían de más lejos: Alemania, Estados Unidos y Filipinas. Hicieron un reportaje que refleja bien lo que hemos celebrado. Además, la televisión aprovechó para hacer unas tomas sobre la figura del padre Usera, que se emitirán otro día.

Tras la foto de grupo hicimos lo más importante del día: celebrar la eucaristía en la capilla de la Casa Fundacional. La presidió Ángel, quien subrayó la acción de gracias por tantas vidas entregadas, y recordó que la Iglesia no se sirve a sí misma, sino a la humanidad. Tras la homilía hubo un sencillo signo: sembrar granos de trigo de toda la comarca en una jardinera con tierra árida y seca de Aliste, de todos los pueblos, con las peticiones de representantes de las congregaciones religiosas presentes. Y es que, entre otras familias de consagración, estuvieron presentes Claretianos, Religiosas del Amor de Dios, Hijas de la Caridad, Trinitarias, Hermanos Maristas, Siervas de San José, Siervas de María, Misioneras de la Divina Providencia, etc.

Al finalizar la celebración, y antes de bajar todos juntos a la cripta donde se guardan los restos del padre Usera cantando el himno del Amor de Dios, el sacerdote diocesano de Segovia Esteban Gago, natural de Pobladura de Aliste, nos leyó como acción de gracias improvisada un poema que él mismo ha compuesto sobre el fundador de las religiosas anfitrionas.

Después de tomar un refresco en el patio de la Casa Fundacional, nos dirigimos a la Colegiata, donde el otro párroco de Toro, Roberto Castaño, nos ofreció una excelente explicación del templo, de su historia y su rico patrimonio. Como él mismo señaló, el arte en las iglesias no está para adornar, sino al servicio de la fe. Y fue así como él nos habló, haciendo una catequesis a partir de la belleza de la iglesia dedicada a Santa María la Mayor. Además del interior de la Colegiata, pudimos contemplar -y comprender- el magnífico Pórtico de la Majestad.

A la vuelta a la Casa Fundacional, tuvimos la comida fraterna, con alguna que otra canción al finalizar, como "Serrana mía" o "El día de la boda". El padre Luis Zurrón, delegado diocesano de Misiones, saludó a los asistentes en nombre del obispo, y recordó que "lo que el árbol tiene de florido vive de lo que tiene sepultado". También se anunció la fecha y el lugar de celebración del XXI Encuentro: será el 12 de agosto de 2011 en La Torre de Aliste. "Os esperamos a todos allí el año que viene", dijo Héctor Galán, el párroco de La Torre. Con una canción de Toro, "Tío Babú", terminamos la comida.

Y comenzamos la tarde, marcada por la convivencia y, sobre todo, por dos visitas a lugares tan destacados y significativos de Toro como son las bodegas y las queserías. Fariña y Chillón fueron las dos casas que nos recibieron y nos mostraron todos los secretos del vino y del queso, de la mano de Miriam, la enóloga de la que es una de las primeras bodegas de la Denominación de Origen, y de Gustavo, propietario de Quesos Chillón.

Así finalizó el XX Encuentro de estas buenas gentes de Aliste que han llevado por el mundo la fe que recibieron de sus mayores. Un ejemplo de tradición viva, que no quiere quedarse relegada en la nostalgia de un pasado, sino que quiere seguir siendo sal de la tierra y luz del mundo, con sencillez y alegría.

Luis Santamaría del Río




miércoles, 11 de agosto de 2010

El domingo, la jornada para el mantenimiento de templos y casas parroquiales


Con el lema “Cuida tu iglesia, es tu casa”, la Diócesis de Zamora convoca para el próximo 15 de agosto la Jornada para el mantenimiento de templos, casas rectorales y salones parroquiales. Con este motivo se realizará una colecta especial en todas las parroquias de la Diócesis. Durante el año 2009 se rehabilitaron 34 iglesias y 19 casas rectorales, con un gasto de 1.028.312,57 €.

Zamora, 11/08/10. El próximo domingo 15 de agosto la Diócesis de Zamora celebrará, como estos últimos años, la Jornada para el mantenimiento de templos, casas rectorales y salones parroquiales, en una fecha en la que muchas localidades celebran de forma festiva la solemnidad de la Asunción de la Virgen María.

Con este motivo se realizará una colecta extraordinaria, bajo el lema “Cuida tu iglesia, es tu casa”. En la actualidad, la Diócesis de Zamora cuenta con 409 templos (iglesias parroquiales, ermitas y santuarios) y 252 casas y centros parroquiales.

Carta del obispo

El obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, ha dirigido una carta a los fieles diocesanos, que se está repartiendo en todas las parroquias en un díptico. En ella afirma que, con motivo de sus visitas a las comunidades, le alegra “comprobar el cuidado de las iglesias por parte de los feligreses, el uso adecuado de los salones parroquiales para los encuentros y las casas dignas de los sacerdotes que os atienden. En este sentido, vamos progresando adecuadamente”.

Tras dar algunas cifras del dinero empleado y las obras realizadas en el año anterior, el prelado señala: “a pesar de la crisis económica que atravesamos, os invito a participar en esta Jornada de 2010 por los medios que creáis más convenientes, conscientes de que un pequeño grano que aportemos hace granero. Desde la contribución personal a la comunión eclesial entre parroquias y la colaboración institucional podremos hacer más”.

Las cifras del año 2009

En la colecta realizada el 15 de agosto de 2009 se recaudó un total de 25.926,96 € (en el año 2008 lo recogido ascendió a 26.916,97 €). Esta cantidad se unió a los 400.369,77 € de aportaciones directas de las parroquias para sus propias obras, a los 718.380,42 € empleados por el Obispado de Zamora, y a lo aportado por otras instituciones (Junta de Castilla y León, Ayuntamientos, Diputación, etc.), 309.932,15. Lo que da un total de 1.028.312,57 € invertidos en el mantenimiento de los templos, casas rectorales y salones parroquiales de la Diócesis de Zamora.

En total se han rehabilitado 34 templos y se han reparado 19 casas rectorales y locales de uso parroquial. Las obras realizadas y el dinero gastado, si miramos a los diversos arciprestazgos, se distribuyen de la siguiente manera:

Alba 206.410,99 €

Aliste 67.844,07 €

Benavente 74.901,09 €

Fuentesaúco 17.973,20 €

El Pan 387.496,39 €

Sayago 305.704,87 €

Toro 72.827,75 €

Villalpando 84.112,08 €

El Vino 50.937,32 €

Zamora ciudad 160.474,58 €

En una carta dirigida a todos los miembros de la Diócesis de Zamora, el vicario general, Juan Luis Martín Barrios, recuerda que “uno de los criterios más importantes en la economía de la Iglesia, y que acertadamente recoge nuestro Plan Diocesano de Reforma Económica, es la transparencia”. Según explica, “ante estas cifras, y con la crisis económica que nos afecta a todos, debemos cuidar dos cosas: una, apretarnos el cinturón austera y generosamente y, dos, ser más creativos. Todos podemos arrimar el hombro y poner nuestro grano de arena en el mantenimiento y mejora de los bienes eclesiásticos”.

El vicario general concluye su misiva señalando que “junto a la alegría compartida por lo que venimos avanzando en las últimas décadas, lo hermoso de todo esto es que estas pequeñas y significativas cosas ayudan a estrechar lazos de comunión y corresponsabilidad entre los fieles”.

Cartel de la Jornada

Siguiendo el criterio de los años anteriores, se ha escogido una muestra del rico patrimonio artístico diocesano para ilustrar el cartel y el díptico de la Jornada, escogida por la Delegación Diocesana para el Patrimonio Cultural. En esta ocasión se trata de un detalle del retablo mayor de la iglesia del Monasterio de Santa María la Real, de las Dominicas Dueñas del barrio de Cabañales (Zamora). Del siglo XVIII, es de autor desconocido.

martes, 10 de agosto de 2010

Misioneros y religiosos de Aliste celebran un encuentro en Toro


El próximo jueves 12 de agosto la Casa Fundacional del Amor de Dios, en Toro, acogerá el XX Encuentro de Misioneros, Religiosos y Sacerdotes alistanos, que por primera vez saldrá de la comarca de Aliste para recordar la figura del padre Usera, fundador de las Hermanas del Amor de Dios, en su bicentenario. Está prevista la asistencia de al menos 40 consagrados alistanos procedentes de toda España y de países como Alemania, EE.UU. y Filipinas.

Zamora, 10/08/10. En 1991 comenzó a realizarse en Aliste este Encuentro Anual de sacerdotes, misioneros y religiosos naturales de la tierra de Aliste, que se encuentran en los más diversos enclaves, desde la misma Diócesis de Zamora hasta los cuatro puntos cardinales. Si en 2008 compartieron la organización Vivinera y Alcañices, y el año pasado tuvo lugar en Palazuelo de las Cuevas y Cabañas de Aliste, la XX edición de este encuentro se celebrará, por primera vez, fuera de Aliste.

En el Encuentro de 2009, los asistentes decidieron trasladar a Toro el emplazamiento para el año 2010, al celebrarse el Bicentenario del nacimiento del padre Jerónimo Usera, fundador de las Religiosas del Amor de Dios, congregación de la que forma parte un buen puñado de alistanas. Allí, en la Casa Fundacional del Amor de Dios, se celebrará esta jornada de convivencia.

A las 10 horas está previsto el inicio del Encuentro, al que muchos de los participantes acudirán en un autobús que saldrá a las 9 horas de Alcañices. Lo primero que harán será celebrar la eucaristía a las 10,30 horas, y tras un café harán una ruta turística con la visita de la Colegiata y de las iglesias de San Lorenzo y el Sepulcro. Tras la comida accederán al museo de la Casa Fundacional de las religiosas y continuarán la tarde de convivencia con otras salidas.

Las procedencias geográficas de los al menos 40 participantes previstos son muy dispares, desde lugares de la geografía nacional como Navarra, Ávila, Orense, Cádiz, Madrid, Oviedo, Segovia, Salamanca, Almería, Toledo o Valencia, hasta otros más lejanos como Alemania, Filipinas o los EE.UU. También participarán los sacerdotes que ejercen su ministerio pastoral en el Arciprestazgo de Aliste, otros que han pasado por allí, los párrocos de Toro y los delegados diocesanos de Misiones y de Medios de Comunicación Social.

lunes, 9 de agosto de 2010

PEJ 2010 (y 8): ¡Nos vemos en Madrid!

Ésta es la última crónica que nuestro enviado especial, Pablo Rodríguez, nos envía sobre la Peregrinación y Encuentro de Jóvenes (PEJ), a su llegada a Zamora en la noche del domingo 8 de agosto. Gracias a él y a todos los jóvenes peregrinos zamoranos, que nos han hecho vivir día a día, en la distancia, su Camino.

Al fin llegó. El temido pero inevitable último día. Todo empezó como siempre. A las 6,30 sonó la dulzaina, una de las pocas cosas que no echaré de menos, y todo el mundo se levanto, con mayor o menor rapidez, para preparar la mochila. Tras el desayuno, salimos hacia el lugar de la eucaristía. A las 9,45 nos esperaban en el Estadio San Lázaro, que habíamos abandonado horas antes, después de la gran vigilia de oración, el que para mí fue el gran momento del encuentro.

Cuando llegamos, las puertas aun estaban cerradas y nos toco esperar un rato. A las 9,15 abrieron las puertas. Los zamoranos estábamos colocados en la zona de tribuna, en la esquina. Al principio, con el sueño y el fresco de la mañana, nos costó entrar en calor, pero con el tiempo empezamos a cantar distintas consignas, y entre las que más llama la atención es la de “Lo dice el Papa, lo dicen los obispos, la juventud es lo mejor que tiene Cristo”.

A las 9,45 empezó la eucaristía, presidida por el cardenal Stanislaw Rylko, junto con al cardenal arzobispo de Madrid Antonio María Rouco Varela y Julián Barrio, arzobispo de Santiago, el cual dio las gracias a los 12.000 jóvenes reunidos en Santiago y nos citó en Santiago y Barcelona en noviembre, para la visita del Santo Padre, y para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Madrid 2011.

Tras esto, y una sesión de dulzaina a cargo del joven peregrino zamorano Vicente Urones, nos dirigimos a comer al pabellón. Entonces empezaron los llantos. Y es que tras ocho días de convivencia, cada uno volvía a casa. Nosotros cogimos el bus a las 4 de la tarde, llegando a Zamora a las 9 de la noche.

Una vez en casa, podemos hacer un balance de la peregrinación. La organización del encuentro ha sido digna de mención, encontramos unos voluntarios informados, que te ayudaban en todo lo que debían y mucho más. La organización de la peregrinación ha sido también muy buena, aunque con algunos peros. La elección de los pabellones ha sido buena, y la ayuda de Protección Civil, necesaria. En definitiva, un buen entrenamiento para lo que ocurrirá dentro de 12 meses, la visita del Papa a Madrid.

Concluiré dando las gracias a todos los peregrinos que me han ayudado en este Camino y a todos los que día a día habéis leído estas crónicas, y haciendo mío el grito que más se ha oído en Santiago: “Sí, sí, sí, nos vemos en Madrid”.

Pablo Rodríguez Romo

domingo, 8 de agosto de 2010

La dinámica de la fe


JESÚS GÓMEZ

Domingo XIX del Tiempo Ordinario – Ciclo C

“La fe es seguridad de lo que se espera, y prueba de lo que no se ve” (Heb 11, 1-2.8-19)

La fe es parte de nuestra naturaleza y su carencia constituye una enfermedad de orden psicológico. Desde el punto de vista cristiano sólo los condenados carecen de fe; por lo mismo en el infierno, donde reina el odio, no existe sociedad. Al contrario, la fe en Dios es ya salvación. Y de esta fe nos habla el autor de la Carta a los Hebreos.

Nos enseñaron que «la fe es creer lo que no vemos». Pase, aunque deja un cierto retintín. La contemplación de media esfera lleva al convencimiento de la existencia de la otra mitad que no se ve. La contemplación del mundo visible nos lleva al conocimiento del Dios invisible mediante un raciocinio. La contemplación del Jesús histórico condujo a sus discípulos al reconocimiento de su invisible divinidad. Absurdo, pues, poner la ciencia en contradicción con la fe. El autor de la Carta a los Hebreos no define la fe de una manera abstracta; al contrario, describe cómo es el comportamiento del hombre de fe. Se fija, sobre todo en Abrahán, padre y modelo de creyentes. La fe era el soporte de sus esperanzas, el argumento convincente de lo que no veía. Soporte y argumento, dos imágenes que expresan una misma realidad: la dinámica de la fe en el creyente. Hombre que está firmemente seguro y convencido de que sus esperanzas, hoy lejanas, tan lejanas que aún no se ven, algún día se cumplirán.

Veamos, pues, cómo se manifiesta la fe en la vida de Abraham. Abraham era un pastor seminómada; no poseía tierras en propiedad ni descendencia. Dios le prometió tierra y descendencia. Sin saber cuál era esa tierra prometida ni cómo llegaría a tener descendencia, sin embargo se puso en camino. Porque creía, porque tenía fe. Y siguió teniendo fe en que tendría descendencia aun cuando estuvo a punto de sacrificar a su descendiente, y en que poseería una tierra aun cuando al final de sus días toda su propiedad se reducía al campo en que enterró a su mujer. La fe le daba seguridad, vivía convencido de que sus esperanzas se cumplirían. Y él conseguiría lo que esperaba, a pesar de que no lo veía; estaba convencido de que sus esperanzas se convertirían en realidad. La fe y la esperanza son inseparables y nos provocan y estimulan hacia un futuro que será mejor que el pasado. Con razón consolidaba Jesús la fe de sus discípulos y nuestra fe: «No temas, pequeño rebaño, porque vuestro Padre ha tenido a bien daros los bienes del Reino». La sola certeza de que los dará es ya el principio de disfrutarlos.

La Opinión-El Correo de Zamora, 8/08/10.

Un monaguillo de cinco metros


LUIS SANTAMARÍA DEL RÍO

Ni en agosto nos libramos de las malas noticias, qué le vamos a hacer. Ayer este mismo periódico nos mostraba en toda su crudeza unas palabras terribles en la conmemoración del 65 aniversario de las bombas de Hiroshima y Nagasaki, pronunciadas por uno de los militares autores de la masacre: «lo volvería a hacer». Y nos extrañamos luego de las cosas que pasan, y tenemos la cara de volver a decir que eso del pecado es algo obsoleto, un concepto que ya no sirve. Que me lo demuestren.

Por eso hoy he querido recoger en esta columna otra noticia de esta semana, que ha pasado más inadvertida para los grandes medios, pero que no deja de tener su importancia y su curiosidad. Si el pasado mes de junio nos juntábamos 15.000 curas para clausurar en Roma el Año Sacerdotal, otros ministros de la Iglesia nos han superado. Porque el miércoles pasado, 4 de agosto, Benedicto XVI recibió nada más y nada menos que a 53.000 monaguillos de toda Europa. Habían acudido allí -la mitad de ellos, alemanes- en una peregrinación internacional, convocada por una institución que lleva el nombre en latín (Coetus internationalis ministrantium) y que agrupa a los niños y jóvenes servidores del altar a lo largo y ancho del mapa, y que cumple medio siglo.

En el Papa se personalizó el agradecimiento de toda la Iglesia a los monaguillos, a estos chavales -chicos y chicas- que realizan la importante tarea de ayudar al sacerdote en la liturgia. No son un simple adorno en el templo y en las celebraciones, sino verdaderos ministros, es decir, servidores. Cuando cada vez quedan menos niños en nuestros pueblos, y cuando cada vez menos familias consideran la fe como algo importante que transmitir a las nuevas generaciones, los monaguillos siguen recordándonos la centralidad del sacramento de la eucaristía en la vida de los cristianos. El obispo de Roma así se lo dijo, y dijo sentirse monaguillo otra vez, entre tantos acólitos. «Hace más de 70 años, en 1935, comencé a ser monaguillo; por tanto, he recorrido un largo itinerario por este camino», les dijo. Y bendijo una estatua de San Tarsicio, realizada por un artista suizo. Tarsicio, niño romano patrono de los monaguillos, fue asesinado en el año 258 por defender la eucaristía que llevaba a los creyentes encarcelados. Un ejemplo de humanidad antiguo, es verdad, pero que contrasta con otros elementos que nos trae Hiroshima tantos años después. Gracias a todos los monaguillos, que nos recuerdan la importancia de vivir para servir.

La Opinión-El Correo de Zamora, 8/08/10.

sábado, 7 de agosto de 2010

PEJ 2010 (7): En torno a la cruz de los jóvenes

Los jóvenes peregrinos zamoranos que participan en la Peregrinación y Encuentro de Jóvenes (PEJ) ya han pasado su primera jornada completa en Compostela. Aquí está la crónica de nuestro corresponsal.

“Queridos jóvenes, al clausurar este Año Santo os confío el símbolo de este año jubilar: ¡la cruz de Cristo! Llevadla por el mundo como signo del amor del Señor Jesús a la humanidad y anunciad a todos que sólo en Cristo muerto y resucitado hay salvación y redención”.

Así reza la placa de la cruz de los jóvenes regalada a éstos por Juan Pablo II en 1984. Esta cruz estuvo presente en la vigilia que hemos tenido esta noche en el estadio San Lázaro de Santiago de Compostela.

Pero antes de esto hubo otras muchas cosas, a lo largo de la jornada. Por la mañana, tras el toque de dulzaina a las 8, el grupo de zamoranos fuimos a la catequesis impartida por el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz López. En ella trato el tema de la existencia de Dios y contrapuso a cuatro grandes filósofos y psicólogos –Nietzsche, Marx, Freud y Descartes– con tres de los mejores teólogos de la historia: San Benito, San Agustín y San Ignacio.

Tras la comida, el grupo se dividió, permitiendo a cada uno elegir cualquiera de los talleres, concierto, obras de teatro, etc. que se ofrecían. Entre ellos destacan un taller de “Música y Marginidad”, impartido por el cantautor Migueli, un concierto a cargo del grupo católico “Brotes de Olivo” o una mesa redonda sobre la Pastoral con jóvenes y las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ). Entre los encargados de intervenir, destacan Julián Barrio, arzobispo de Santiago (y paisano nuestro, ya que es natural de Manganeses de la Polvorosa) y el presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, el cardenal Stanislaw Rylko.

Cuando el sol empezaba a esconderse entre los edificios, el grupo de 400 castellanos y leoneses entrábamos en el estadio de San Lázaro. En un lugar envidiable, en la primera fila, la representación zamorana pudo vivir la emotiva vigilia de oración.

Comenzó con la llegada de los obispos, entre los que estaba el cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid; Carlos López, obispo de Salamanca; y el antiguo obispo de la sede zamorana y actual obispo de Segorbe-Castellón, Casimiro López, el cual se mostro muy ilusionado de ver a los 63 jóvenes zamoranos en primera fila.

Después, junto con el icono de la Virgen, llego el cardenal Rylko, que recordó al fallecido Juan Pablo II en su intervención, momento en el cual el estadio estallo en un grito que a muchos nos era muy familiar: “Juan Pablo II, te quiere todo el mundo”. Rylko destacó que “el Señor nos llama esta noche a velar y orar, es decir, a estar atentos y dispuestos para no desperdiciar el don de la vida”. Después de esto, la noche fría de Santiago se volvió calurosa para recibir la cruz de los jóvenes y el cirio pascual, sin duda el momento más bello de toda la noche, y al Santísimo.

Mañana ya es el último día de esta PEJ que nos está dejando momentos muy emotivos y alguno que otro amargo. A las 10 de la mañana estamos convocados para la Eucaristía en el mismo estadio San Lázaro.

Pablo Rodríguez Romo

viernes, 6 de agosto de 2010

PEJ 2010 (6): Al final del Camino

Publicamos la crónica de la llegada a Compostela de los jóvenes zamoranos que están participando en la Peregrinación y Encuentro de Jóvenes (PEJ), y que finalizará el próximo domingo 8.


Ya estamos en Santiago. Tras 6 días, casi 120 km., tobillos maltrechos, madrugones y cansancio, al fin llegamos. Unos en coche, aunque nos lo tengamos que haber buscado por nuestra cuenta, otros a pie, pero llegamos.

Hoy no madrugamos tanto como otros días. A las 7 de la mañana tocó diana, y a levantarse, que era el último día. Hacia las 8,30 salieron todos los que, aunque les doliera algo, aún podían caminar. Nos quedamos aquellos a los que, a pesar de las ganas, las piernas ya no nos respondían. Algunos de los que se quedaron hicieron los dos últimos kilómetros, para entrar con el grupo, pero otros entramos en Santiago en coche y con muletas.

A las 2 de la tarde llegó el grupo y, tras las típicas fotos en la Plaza del Obradoiro, los 450 jóvenes de la región nos dirigimos a la iglesia de San Martín Pinario, donde descansa estos días la cruz de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que estos días visita Santiago.

La eucaristía, presidida por don Carlos, acabó con una foto de grupo de todos los peregrinos. Tras una comida a las 5 de la tarde, hubo una reunión del grupo de Zamora donde se nos plantearon los distintos talleres que transcurren en Santiago y donde se nos informó de la visita nocturna a la catedral compostelana, para dar el tradicional abrazo al santo y rezar ante sus restos. En este acto, aparte de Castilla y León, participaban Getafe y Baleares.

Mañana, sábado 7, será un día de talleres, conferencias y espectáculo, que culminará con una Vigilia en el estadio de San Lázaro.

Pablo Rodríguez Romo

jueves, 5 de agosto de 2010

PEJ 2010 (5): A tan sólo 14 kilómetros del Pórtico de la Gloria


Ya queda menos. Se nota el cambio en las crónicas que nos envía el corresponsal en la Peregrinación y Encuentro de Jóvenes (PEJ), en la que ha sido para los zamoranos participantes la penúltima de las jornadas del Camino.

Tras los 16 km. del día de ayer, tan sólo una etapa nos separa de nuestra meta, del encuentro de los más de 15.000 jóvenes de toda Europa en la ciudad de Santiago de Compostela. Salimos a las 7,30 de la mañana, con el ánimo de estar al lado de la ciudad del santo apóstol. “A pesar del cansancio acumulado, el estado de ánimo es de alegría ante la cercanía de Santiago, y de hecho veníamos cantando por el camino y el entusiasmo se notaba en el grupo”, nos dice Florentino Pérez, formador del Seminario Menor “San Atilano” y uno de los peregrinos de la Diócesis. El grupo llegó a Sigüeiro hacia las 11,30 de la mañana. El resto de la mañana fue de relax y de nervios por parte de los peregrinos, al echar la vista atrás y ver que habíamos recorrido casi 100 km. en cinco días.

Tras la comida en un parque cercano al pabellón cedido por el Concello de Oroso, los integrantes de la expedición pudimos disfrutar de un descanso y de un karaoke. Tras esto llego la catequesis, centrada hoy en los caminos y en tres canciones, las cuales hablaban de la inmigración, de la situación de los ilegales y de la despedida.

Ya en los grupos por edades, nos hicieron pensar en los puentes que se habían tendido en esta peregrinación, una sonrisa, una palabra de aliento, el agua, las canciones durante el camino... y nos contaron la situación de uno de los puentes de Sarajevo, reconstruido por las tropas españolas en Bosnia y que ahora es símbolo de la paz y de la unión entre los pueblos.

Después, en la eucaristía, don Carlos nos decía en la homilía, refiriéndose al evangelio de la liturgia del día, que “podemos haber confesado a Jesús como Mesías, pero en nuestra vida cotidiana, cuando ocurre algo malo, nos rebelamos contra El”, refiriéndose a cómo todos tenemos nuestros momentos de flaqueza.

Tras la cena, en la velada, hubo un trivial sobre el Camino de Santiago, organizado por Clara Mª del Brío, otra peregrina zamorana, miembro del equipo del Secretariado Diocesano de Pastoral Juvenil. En el trivial, los jóvenes, distribuidos por diócesis, contestábamos preguntas sobre el Camino, como quién descubrió los restos del Apóstol o qué ruta une el camino del sur y el camino francés.

Mañana es la última etapa, hasta Santiago. Son 15 km., tras los cuales nos esperará el Apóstol para el abrazo.

Pablo Rodríguez Romo

PEJ 2010 (4): Mirando alegres al cruceiro

Aquí está la crónica del cuarto día de peregrinación de los jóvenes zamoranos con el resto de diócesis de Castilla y León (miércoles 4 de agosto, de Bruma a Ordes). Nos informa, como hace diariamente, Pablo Rodríguez, enviado especial a la Peregrinación y Encuentro de Jóvenes (PEJ) de la Delegación Diocesana de Medios de Comunicación Social de Zamora.

Un paseíto por el campo. Así definen la mayoría de los peregrinos la etapa que hemos realizado hoy, de dificultad muy baja. Y es que el grupo, que salimos de Meson do Ventos a las 7,30 de la mañana, completamos los 16 km. que separan esta localidad de Ordes, en apenas 4 horas y media, llegando a las 12 a nuestro destino. “Ha sido una etapa muy llana, fácil, muy corta y relajada. Prácticamente, un paseo por el campo”, dice María del Puy Calvo, una de las peregrinas zamoranas.

Tras la comida, en la que ya estaba Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid, que se ha unido hoy a la peregrinación regional (ya que caminan con nosotros los jóvenes de Valladolid), y el descanso correspondiente, la catequesis ha invitado a mirar los “cruceiros” que nos salen al paso en los caminos de Galicia, a admirarlos y contemplarlos como representaciones del misterio de la Cruz de Jesús, en la que revela el amor de Dios, que amó tanto al mundo que entregó a su Hijo para nuestra salvación.

El cruceiro nos recuerda que Jesús está presente en todos nuestros caminos y en sus difíciles encrucijadas; nos acompaña como peregrino, camina siempre personalmente con nosotros, nos alienta con su palabra y se nos da a conocer en la eucaristía. El relato evangélico sobre el camino de Jesús resucitado con los discípulos de Emaús ha ofrecido la base para esta reflexión compartida.

Después de la catequesis ha tenido lugar una celebración del sacramento de la reconciliación, en la que los dos obispos presentes y una veintena de sacerdotes han recibido las confesiones de los jóvenes y los han absuelto de sus pecados en nombre de Jesucristo y de la Iglesia. La exhortación a la confesión tuvo como guía le meditación de la parábola del hijo pródigo o, más exactamente, del padre bueno y misericordioso.

Terminadas las confesiones, todos los sacerdotes con los obispos concelebraron la eucaristía con asistencia de la mayoría de los peregrinos, haciendo la memoria del cura de Ars, San Juan María Vianney, pidiendo especialmente por los sacerdotes y las vocaciones sacerdotales.

La velada ha sido una de las divertidas de toda la PEJ, amenizada por el dulzainero de Segovia, tocando canciones populares de toda la región. La etapa de mañana entre Ordes, donde dormimos hoy, y Sigüeiro, ya más cerca de Santiago, es de 13 km., pero con subidas y bajadas.

Pablo Rodríguez Romo

martes, 3 de agosto de 2010

PEJ 2010 (3): Una jornada de Camino más llevadera

Crónica del tercer día de la participación zamorana en la PEJ 2010, de Leiro a Bruma.

Con nuestra tercera jornada del Camino los zamoranos hemos llegado al ecuador de la peregrinación y el cansancio empieza a pasar factura. Las tres primeras etapas dejan un balance de muchas ampollas y rozaduras, aparte de algún esguince y alguna tendinitis. La etapa ha sido corta (20 km.), pero muy intensa. “Ha sido la etapa más relajada de todas, pero se ha notado mucho el cansancio anterior”, nos comenta Vicente Urones, peregrino zamorano. Y es que, aparte de los 3 km. de subida, la etapa era llana, pero la fatiga de los casi 60 km. recorridos hasta el momento hizo acto de presencia y la suma de todo esto es la lista de bajas. Hasta un servidor escribe esta crónica con un esguince leve de tobillo.

El día comenzó como siempre, a las 6 de la mañana, al toque de dulzaina, cortesía de la diócesis de Segovia, el desayuno y a la carretera. A pesar de comenzar a las 7,30 de la mañana a andar, se vio una afluencia inusitada de coches por la carretera, lo que hizo que el grupo tuviera que pararse cada poco, lo cual no es bueno para el ritmo. Llegamos a una iglesia a mitad de camino, antes de subir los 3 km. Allí una de las peregrinas se tuvo que ir en coche por fiebre y vómitos. La etapa continuó con la subida –sin las mochilas se hizo más llevadera–, y después caminamos en llano. Los más avanzados llegaron sobre las 13,30, y los demás un rato después.

Tras la comida, el descanso, y las catequesis. Los criterios para repartirnos en ellas: las Diócesis y los grupos de edad. Y el tema que se abordó fue el de la mochila, porque en nuestra vida también nos sobran muchas cosas. Como siempre, presidió la eucaristía el obispo de Salamanca, Carlos López. El acompañamiento musical lo está realizando el Coro Joven Diocesano de Valladolid, que ayuda a la oración y la plegaria. Después de la cena, la velada regional, un tiempo para compartir entre todos los peregrinos. Juegos típicos de campamento y canciones nos ayudan a fortalecer la convivencia. Mañana nos esperan 14 kilómetros, una etapa más suave según lo que nos han dicho, todo llano y con alguna bajada. Parece que ya hemos pasado las etapas más fuertes. Ahora toca descansar. Hasta mañana.

Pablo Rodríguez Romo

lunes, 2 de agosto de 2010

PEJ 2010 (2): Dificultades al andar y ayuda mutua

Segunda crónica de la participación de la Diócesis de Zamora en la Peregrinación y Encuentro de Jóvenes, a lo largo del Camino Inglés, con las otras Iglesias locales de Castilla y León. Tramo entre Miño y Abegondo.

Una etapa muy dura. Así es como hemos definido los representantes zamoranos la etapa de hoy, 2 de agosto. Finalmente, los 24 km. de recorrido entre Miño y Abegondo fueron un autentico suplicio para los casi 500 jóvenes que recorremos estos días el Camino Inglés hacia Santiago.

Hoy, la jornada comenzó a las 6 de la mañana, con el desayuno y la oración inicial. Comenzamos a caminar a las 7 de la mañana, cuando apenas el sol empezaba a despuntar por el cielo gallego. En los primeros kilómetros ya se vio una carretera que picaba para arriba. En los 3 primeros kilómetros, los desniveles del camino llegaron a ser del 20% y el 30%.

Algunos fallos humanos contribuyeron a los contratiempos. “Aparte de la dificultad y las ampollas producidas por la etapa –comenta Javier Enríquez, uno de los peregrinos zamoranos, de 19 años– los fallos humanos fueron determinantes en la dureza de la etapa. Cuando te propongan dos caminos, uno de 4 km. y otro de 10 km., haz lo que te dicte el sentido común”.

Los primeros peregrinos llegaron a las 2 de la tarde, aunque el grueso del grupo no llego hasta las 3, bajo una intensa lluvia. Aquí no acabaron los contratiempos, pues el pabellón donde nos hospedábamos no estaba preparado para la gran afluencia de jóvenes de Castilla y León, lo cual llevo a la organización a retrasar la entrada al pabellón a las 11 de la noche. A pesar de todo, los zamoranos nos quedamos quedan con la parte buena.

En la catequesis de la tarde, se valoró la etapa con sus pros y sus contras, y finalmente resultó una valoración positiva. “Los chavales se quedan con cosas como ayudar a los demás, caminar juntos, conocer jóvenes. Y eso siempre es bueno”, comenta José Alberto Sutil, vicario parroquial de Cristo Rey.

Tras un merecido descanso, en el que algunos disfrutaron de la piscina contigua al pabellón, tuvo lugar la catequesis. Después celebramos la eucaristía, presidida por Carlos López, obispo de Salamanca, en los aledaños del polideportivo, en plena naturaleza. Don Carlos aprovechó la parábola del Buen Samaritano para decir que “el camino ya es lo suficientemente duro como para encima no ayudarnos”.

La etapa de mañana se presupone la más dura de todas. Son apenas 20 km., pero la dureza es extrema. Los organizadores, viendo la dificultad de la etapa, han decidido proporcionar un camión para que todo el que lo necesite deje su mochila allí, y así se le haga más llevadero el camino.

Pablo Rodríguez Romo

Villanueva del Campo celebra los 150 años de su iglesia parroquial


La parroquia de Villanueva del Campo ha organizado un amplio programa de actos para celebrar, del 4 al 7 de agosto, el 150 aniversario de la inauguración de la iglesia del Salvador, con celebraciones litúrgicas, conciertos y conferencias. Habrá una procesión con la Virgen de Valdehunco, patrona de la localidad, y el obispo diocesano presidirá la eucaristía el 7 de agosto.

Zamora, 2/08/10. La localidad zamorana de Villanueva del Campo se viste de fiesta a comienzos de agosto para celebrar el 150 aniversario de la inauguración de su iglesia parroquial, dedicada al Salvador, cuya memoria litúrgica tiene lugar el 6 de agosto (solemnidad de la Transfiguración del Señor).

El acto central será la eucaristía solemne que tendrá lugar el sábado 7 de agosto a las 12,30 horas, presidida por el obispo Gregorio Martínez Sacristán y concelebrada por los sacerdotes nacidos en el pueblo y por los que han servido pastoralmente en la parroquia de Villanueva.

Hasta ese día, y desde el miércoles 4, habrá varios actos conmemorativos, con la celebración diaria de la eucaristía a las 19,30 horas, seguida de una conferencia a las 20 horas y un concierto a las 21 horas, celebrado en el Salón de Actos de la localidad. Además, la eucaristía festiva del 6 de agosto, presidida por el vicario general de la Diócesis, Juan Luis Martín, será precedida por una procesión, desde la iglesia de Santo Tomás, con la Virgen de Valdehunco, patrona de Villanueva del Campo, y con los estandartes de las diversas cofradías parroquiales.

Situada en la Plaza Mayor, la iglesia del Salvador es de planta de cruz latina con una cúpula en el centro, y en su fachada principal se levantan dos torres de 25 metros de altura. Comenzó a construirse en 1850 y se terminó en 1860, en ladrillo, sobre el antiguo templo que había sido destruido por un incendio. La reconstrucción se debió a Lorenzo Arrazola, hijo adoptivo de la localidad y Ministro de Gracia y Justicia del Gobierno de Isabel II.

No es el único templo con el que cuenta Villanueva del Campo, ya que están también la iglesia de Santo Tomás de Villanueva, la ermita del Cristo, la ermita de la Virgen de Valdehunco y la ermita del humilladero.

PROGRAMA DE ACTOS

Miércoles 4 de agosto

19,30 h.: Celebración de la Santa Misa por un sacerdote hijo del pueblo.

20 h.: Conferencia “D. Lorenzo Arrazola, jurista y hombre de Estado, mecenas de la iglesia del Salvador”, a cargo de Miguel Ángel Rodríguez Almaraz, abogado.

21 h.: Concierto de piano a cargo del maestro Jesús Legido González, hijo de Villanueva. El Ayuntamiento entregará una placa al padre del músico, Jesús Legido Curto, por su labor de sacristán de la parroquia durante muchos años.

Jueves 5 de agosto

19,30 h.: Celebración de la Santa Misa por un sacerdote hijo del pueblo.

20 h.: Conferencia “Apuntes para la historia de la iglesia del Salvador”, a cargo de Juan González López, deán de la Catedral de Zamora e hijo de Villanueva.

21 h.: Concierto de música popular a cargo de la Asociación “Senda y Surcos” de Villanueva del Campo.

Viernes 6 de agosto

19 h.: Procesión desde la iglesia de Santo Tomás con la Virgen de Valdehunco y los estandartes de las cofradías parroquiales.

19,30 h.: Celebración de la Santa Misa por el vicario general de la Diócesis.

20 h.: Conferencia “La construcción de la iglesia y de la parroquia con piedras vivas”, a cargo de Juan Luis Martín, vicario general.

21 h.: Concierto del grupo Rabelistas y Narradores, de tradición castellana y leonesa.

Sábado 7 de agosto

12 h.: Repique de campanas y disparo de cohetes.

12,25 h.: Descubrimiento de la placa conmemorativa del acontecimiento en el pórtico de la iglesia, a cargo del obispo diocesano.

12,30 h.: Misa solemne presidida por el obispo y concelebrada por los sacerdotes hijos del pueblo y los que han estado sirviendo pastoralmente en la parroquia. A continuación, demostración de bailes regionales a cargo del grupo de San Cristóbal de Entreviñas, en la plaza del pueblo.

domingo, 1 de agosto de 2010

PEJ 2010 (1): Los primeros kilómetros del Camino

Comenzamos aquí la serie de crónicas diarias sobre la participación de la Diócesis de Zamora (con un grupo de 63 personas) en la Peregrinación y Encuentro de Jóvenes (PEJ) de 2010. Cada día nos informará sobre esta actividad de Pastoral Juvenil el enviado especial de la Delegación Diocesana de Medios de Comunicación Social, Pablo Rodríguez Romo, con la colaboración del resto de jóvenes peregrinos.

La Plaza de la Marina de Zamora fue el lugar en el que nos concentramos la mayor parte de los jóvenes peregrinos, y salimos a las 22 horas en dirección a Benavente, donde nos encontramos con el resto del grupo. En total, 63 personas para participar en la Peregrinación y Encuentro de Jóvenes (PEJ). Allí nos esperaba el obispo, Gregorio Martínez Sacristán, que presidió una celebración de la Palabra con el rito del envío, en la iglesia parroquial de San Juan del Mercado, con varios sacerdotes concelebrantes. El obispo nos bendijo, y nos pidió que rezáramos en Santiago por la Diócesis de Zamora.

Seguimos con el viaje en autobús después de esta celebración, y en Astorga nos reunimos con el resto de diócesis de la región. Hacia las 5,15 horas de la madrugada llegamos a Neda (La Coruña), dispuestos a empezar con la primera de las seis etapas de la peregrinación. Allí comenzamos a caminar, a las 6,30 de la mañana. Después de 23 kilómetros llegamos a Miño (La Coruña) a las 13 horas, en una etapa con varias cuestas difíciles de subir por su inclinación.

En Miño nos asentamos en el pabellón del pueblo. Tras comer y tener un tiempo libre, que algunos aprovecharon para ir a la playa y otros para dormir; hubo un tiempo de trabajo común acerca de un tema ("Las Botas") y la pérdida del tiempo.

Después de la catequesis común, con el resto de grupos diocesanos, a las 20 horas hubo una misa presidida por Carlos López, obispo de Salamanca, y que está compartiendo esta experiencia con los más de 400 jóvenes de toda la comunidad autónoma. Don Carlos se acordó de la etapa y de los que no podían estar allí por distintos motivos.

Tras la cena y unos juegos, a las 23 horas se convoco al merecido descanso. Mañana espera una etapa un poco más corta, de unos 22 km. de Miño a Leiro.

Para ver el álbum de fotos de la jornada:

http://picasaweb.google.com/obzamora.mcs/PEJ20101LosPrimerosKilometrosDelCamino#

Pablo Rodríguez Romo

La verdadera riqueza


FRANCISCO GARCÍA MARTÍNEZ

Domingo XVIII del tiempo ordinario – Ciclo C

“Insensato, hoy te reclamarán la vida” (Lc 12, 13-21)

Varias cosas aparecen claras en la historia del Titanic si retiramos los ojos de la historia de amor a la que se ha unido. La primera es que ni siquiera la gran potencia de creatividad y poder del hombre sobre la naturaleza puede protegerlo de la muerte cuando llega, nunca lo consigue. Por otra parte, que los del piso de arriba y los del de abajo, ricos y pobres, admirados y admiradores se ahogan de la misma manera. Que, finalmente, no hay pertenencias a las que agarrarse para sostenerse en el mar de la muerte. Valga esta pequeña referencia para acercarnos a dos pasiones que dominan nuestra vida y que hoy busca iluminar el evangelio.

Dos hermanos luchando por una herencia. Esta es una de las pasiones: la envidia. Sabemos, por una experiencia que difícilmente reconocemos, que muchas de nuestras disputas familiares, laborales o vecinales llevan escondido su sello. Vivimos demasiadas veces como el gran salón vip del Titanic exhibiéndonos y, a la vez, recomiéndonos por dentro por lo que los demás exhiben recordándonos que no estamos a su altura. Y nos preguntamos: ¿a qué altura estaré si no soy como él, si no tengo lo que él, si no consigo lo que él quiere de la herencia, si no le venzo? Para Jesús la vida no depende de la resolución victoriosa de este conflicto continuo («¿quién me ha nombrado juez entre vosotros?»), sino de aquella libertad que da el encontrar la bendición de Dios y saber que ella nos define como amados. En ese momento, ¿para qué los pulsos con los demás? El que se sabe amado no necesita continuamente arrebatar el reconocimiento de los demás o quedar por encima de ellos en sus actividades. Entonces aparece la libertad.

La otra pasión que describe el evangelio es la codicia con la que pretendemos olvidar aquel miedo a la muerte que nos habita y que ocultamos intentando sentirnos vivos a través, entre otras cosas, de la abundancia de bienes («come, bebe, date la buena vida», y saluda desde la barandilla del crucero de tu vida). Jesús no trata de que vivamos del miedo, sino de que nos liberemos de él de forma verdadera, pues ninguna pertenencia nos sostiene definitivamente. Solo el que entrega su vida a Dios sabe que la tiene resguardada en lugar seguro, puede reconocer el valor justo de los bienes y, a la vez, sabe renunciar a ellos compartiéndolos. Entonces aparece la libertad. El tesoro de la vida es Dios mismo: libertad aquí y vida verdadera aquí y allí.

La Opinión-El Correo de Zamora, 1/08/10.

PEJ


JOSÉ ALBERTO SUTIL

Alguien ha dicho que este es el siglo de las siglas, y en la Iglesia no vamos a ser menos. ¿Que no sabe usted, querido lector, lo que es la PEJ? Pues nada, tranquilo, hombre, que enseguida se lo explico. PEJ significa Peregrinación Europea de Jóvenes, una gran «movida» que espera llenar la ciudad de Compostela con más de 10.000 jóvenes cristianos de toda Europa. Bajo el lema «Como el apóstol Santiago, amigos del Señor», esta peregrinación quiere ser un aperitivo para la JMJ de Madrid 2011 (perdón, JMJ significa «Jornada Mundial de la Juventud»). Del 6 al 8 de agosto disfrutaremos del Encuentro Europeo de jóvenes en la ciudad del Apóstol, pero antes habremos hecho nuestros kilómetros, como cualquier peregrino. Todos los caminos llevan a Roma, y también a Santiago, por eso no va a quedar vía jacobea sin patear por jóvenes peregrinos. Desde hoy y hasta el próximo viernes, ni el camino francés, ni el portugués, ni el del norte; ninguno va a privarse de que los jóvenes cristianos de Europa los transitemos. Escribió León Felipe: «Nadie fue ayer, ni va hoy, ni irá mañana hacia Dios por este camino que yo voy. Para cada hombre guarda un rayo nuevo de luz el sol… y un camino virgen Dios». Y es que el Camino de Santiago es una metáfora impresionante de la vida: el esfuerzo físico, la fraternidad y la alegría, el encuentro con uno mismo y con el Señor, la maravilla de la creación, el arte y el patrimonio como testimonio agradecido del pasado y un largo etcétera. Todo eso y mucho más es lo que vamos a disfrutar estos días. Lo de Santiago de Compostela no es una leyenda piadosa, sino peregrinar a las raíces de nuestra fe, afianzarnos en la roca apostólica y poder responder, como Santiago, que «¡podemos!» con el cáliz del martirio que el Señor nos invita a beber. Y como estas cosas son para contarlas, cuando volvamos cada uno a nuestra casa tendrá que notársenos en algo, aunque sea poquito. Así nos prepararemos también para los DED, los días en las diócesis, cuando del 11 al 15 de agosto de 2011 más de 1.500 peregrinos de todo el mundo vengan a nuestra diócesis de Zamora para disfrutar de nuestra hospitalidad y de nuestra Iglesia antes de participar en la JMJ. Son unas cuantas siglas: PEJ, DED, JMJ, pero todas tienen la misma contraseña. ¿Que cuál es esa contraseña? Pues, miren, ayer celebrábamos a san Ignacio de Loyola. Suyas, y de la tradición espiritual por él fundada, son estas otras dos siglas: JHS y AMDG. ¿Hace falta que se las explique? ¿Podía ser otra la contraseña?

La Opinión-El Correo de Zamora, 1/08/10.